4 claves para que te acostumbres a trabajar desde casa

El home office está siendo una realidad para muchas personas en estos días, una práctica no tan común en México todavía

El home office está siendo una realidad para muchas personas en estos días, una práctica no tan común en México todavía. Aspectos como contar con una atmósfera adecuada, así como una clara visión de los objetivos diarios que queremos marcarnos, ayudará a cualquier trabajador a adaptarse y sacar el mayor rendimiento a esta modalidad de trabajo, novedosa para muchos mexicanos.

Shelley Osborne, Vicepresidenta de Aprendizaje en Udemy, plataforma global de formación para aprender y enseñar en línea más grande del mundo, comparte cuatro claves que todo trabajador debería tener en cuenta para adaptarse con éxito al home office.

1. Crea un entorno de trabajo adecuado

Trabajar de forma remota no es simplemente trabajar desde una nueva ubicación, trasladar tu computadora del trabajo a casa y esperar a que funcione exactamente de la misma manera que lo hace normalmente. Existen muchas diferencias entre una oficina de trabajo y una casa, ya que esta última no tiene por qué estar preparada para trabajar de manera productiva.

Por ello, es importante encontrar un espacio para ti dentro tu hogar, apartado del resto de personas que conviven en la casa, en el que puedas trabajar sin apenas distracciones y lo adaptes lo mejor posible. Si tienes un despacho o un estudio pequeño, ese será tu lugar perfecto.

Evita trabajar en las mismas zonas en las que habitualmente se hace la vida en el hogar, como sala de estar o el dormitorio. Tampoco se recomienda trabajar desde la cama, ya que luego, según diversos estudios, te costará más dormir y podría terminar repercutiendo en tu salud.

Una vez elegido el lugar, prepara tu mesa de trabajo con todo lo que necesites para evitar estar levantándote frecuentemente. Asimismo, debes indicar a las personas con las que convives qué vías pueden establecer para comunicarse contigo cuando estás trabajando, ya que el hecho de que estés en casa puede inducir a la idea de que estás disponible en todo momento. Debes dejar claro que estás trabajando.

2. Planifica y estructura tu día

Crea una agenda del día con los temas que son más importantes tratar, dar respuesta, solucionar o, simplemente, con los próximos pasos a seguir o tareas a realizar. De esta manera, conseguirás maximizar el tiempo y saber de antemano cuánto le dedicarás a cada tarea.

Intenta agrupar todas las reuniones para luego poder trabajar lo más continuo posible en el proyecto en el que te encuentres. Asimismo, toma descansos para mantener tu productividad. Una buena idea es programar una alarma que te obligue a ello y así despejar la mente, levantarse, andar, etc.

Si lideras un equipo, además, deberás preocuparte por él, fijando objetivos, distribuyendo tareas y plasmándolas para que todos las tengan claras, así como mantener retroalimentación constante con los integrantes.

3. Presta especial atención a la comunicación

Esta es una de las claves más importantes para el buen funcionamiento de una empresa. Cuando te encuentres en home office, trata de ampliar los canales de comunicación por los que puedes estar disponible, tanto con las personas a las que debes reportar, como con aquellos con los que trabajas diariamente.

En estos momentos debemos esforzarnos por mantener una comunicación fluida en todas las direcciones. Los managers deben considerar la posibilidad de establecer reuniones puntuales y regulares, a diario o semanalmente, con sus equipos. Uno de los errores más comunes a la hora de agendar una reunión es no compartir el enlace correspondiente a la misma o la vía de acceso, lo que provoca que se pierda un tiempo valioso en la conexión de algunos participantes.

Además, es importante que estas reuniones sean cara a cara, es decir que se activen las cámaras del dispositivo para que la comunicación sea aún más efectiva.

Es igualmente recomendable mantener reuniones sociales, momentos de ocio en los que conectar en un espacio más agradable con los compañeros mientras toman un café virtual. Actualmente, existen incluso plataformas que conectan aleatoriamente a dos personas de una misma empresa en un coffee status, lo que puede ser una buena opción para que todo el mundo en la compañía se conozca. Además, también existe la posibilidad de trabajar juntos en proyectos a través de plataformas como Google Docs.

4. Sé responsable

Para conseguir que México avance hacia la implantación de prácticas como el home office es importante dar ejemplo de su buen uso. Todos los empleados tienen una serie de obligaciones que deben cumplir, tanto en un trabajo presencial como remoto, y es esencial que entiendan que continúan vigentes. Por esta razón, es necesario asumir nuestras responsabilidades y dar ejemplo. Además, si lideras un equipo, deberás confiar en él y alejarte del pensamiento de que trabajar desde casa puede afectar a la eficiencia de los trabajadores.

Dinero en Imagen.