8 de los errores más comunes que se cometen al enviar un email

Nuestro correo se ha convertido en uno de los principales medios de comunicación que utilizamos, sobretodo en los últimos meses que trabajamos o estudiamos desde casa.

A continuación te compartimos algunos de los principales errores que cometemos, sin embargo, todos tienen solución y te permitirán administrar mejor tu correo.

Mala ortografía: Es importante que antes de enviar un correo revises bien que lo que estás escribiendo tenga coherencia y sentido, así evitarás malos entendidos.

Destinatario equivocado: ¿Revisas los destinatarios a quienes les envías un email? Este es uno de los errores más comunes que podrías cometer, por eso es importante revisar primero antes de dar click en “Enviar”.

Responder a todos: A menos que la información sea relevante para todos los usuarios puestos en copia, no deberías abusar de esta opción.

Para saber más: Que tu cama no te seduzca: 8 tips para concentrarte si tienes que hacer home office

Silencio: La forma más fácil de provocar un sentimiento negativo es no responder. A veces incluso una actualización sobre el progreso de una solicitud de empleo servirá para mostrar algo de cortesía e interés.

Dirigirte a un destinatario hipotético: Emplear expresiones como “a quien corresponda” tendrás menos credibilidad.

Sin cambiar la línea de asunto: En muchas ocasiones solamente ponemos el foco en el cuerpo del correo electrónico y no en la línea de asunto de arriba. El resultado es una cadena de correos electrónicos inmensa con un “Hola” como asunto que impiden ordenarlos o buscar información.

Emails nocturnos: En primer lugar, el tono y la intención pueden variar cuando estés demasiado cansado, y la hora no es bien recibida. Mejor programa su envío para la mañana siguiente o espera a redactarlo en la oficina.

Dejarte llevar por las emociones: No es recomendable escribir un correo electrónico cuando te encuentres enojado o molesto. Te recomendamos que lo guardes en borradores y lo leas 24 horas después para retocarlo o reflexionar sobre el tono usado.

Dinero en Imagen.

Te recomendamos:

Home office aumenta 28% la productividad de las empresas