Bimbo, Herdez, PepsiCo, Nestlé y otras empresas cambiarán sus etiquetas

Bimbo, Herdez, Sigma, Bafar, Femsa y Arca Continental están en la lista de las principales empresas mexicanas que deberán cambiar sus etiquetas para advertir a los consumidores sobre el contenido de grasas, sodio y azucares de sus productos

 
 
También empresas internacionales como PepsiCo, Nestlé, Mars, Ferrero Rocher, Hershey´s y Mondelëz, para quienes México es uno de sus principales mercados, deberán usar etiquetas de advertencia.
De acuerdo con Jacobo Rodríguez, analista de Black WallStreet Capital México, los nuevos lineamientos, aprobados ayer por la Cámara de Diputados, sí generarán un costo adicional para las empresas, aunque no será exagerado.
“No, no desalentará el consumo, puede venir un ligero incremento en los costos de las empresas, por los cambios en el etiquetado, pero el impacto es muy poco, solo es cambiar los modelos de las etiquetas. No vemos un impacto negativo por el tema de costos”.
El especialista de la firma especializada en asesoría de inversiones, expuso que tampoco se prevé que los consumidores dejen de adquirir los productos que elaboran dichas empresas.
“No vemos una reducción en el consumo por este tema de las etiquetas. Este tipo de mensaje no tienen un impacto en ese tipo de productos, que son de consumo frecuente, como refrescos, todo lo que tiene que ver con la industria panificadora, papas, entre otros. Quien lo consume lo seguirá haciendo, aunque le pongan las etiquetas que le pongan”, mencionó.
Un ejemplo de lo que ocurre cuando se agregan etiquetas de advertencia, son las cajetillas de cigarro, en las cuales se incluyó la imagen de una rata, pese a lo desagradable de la fotografía, esto no incidió gravemente en las ventas.
“Con estas imágenes de lo que podría provocar el fumar, que son bastante desagradables, la gente no dejo de comprar cigarros. Realmente no conozco una persona que haya dejado de fumar por ese tema”, consideró.
Para el analista, lo que se hará con el etiquetado de advertencia es hacer más explícito el contenido de ciertos ingredientes con el que están elaborados los productos que se venden tanto en las tienditas de la esquina, como en las de conveniencia y en los grandes autoservicios.
Marisol Huerta, analista de Grupo Financiero BX+, coincidió en que los hábitos de consumo difícilmente se modificarán: “Sí creo que exista más conciencia respecto de lo que estás consumiendo y a lo mejor en el tema de mayor educación al consumidor, porque sí podría tener un impacto de mayor conciencia, pero el impacto en volúmenes se tendría que ver hacia adelante”.
Para Huerta también será necesario “un tiempo para que el consumidor se eduque en cuanto a estas nuevas etiquetas”.
La iniciativa para reformar el etiquetado de alimentos y bebidas que fue aprobada por la Cámara de Diputados especifica que cualquier alimento o producto alimenticio que contenga energía, sodio o grasa saturada en cantidades superiores a las establecidas por la Secretaria de Salud, deberá notificarlo a los consumidores mediante un etiquetado frontal de advertencia.
Las nuevas etiquetas deberán contar con un símbolo octagonal de fondo color negro y borde blanco, en su interior deberá venir la frase “alto en”, seguido de: “grasas saturadas, sodio, azúcares o calorías”.