Buen gobierno corporativo: el moño a su negocio, antes de venderlo

La empresa familiar: Es una entidad generadora de riqueza, llena de historias, sacrificios y satisfacciones de quienes la fundaron y la operan. En los más de los casos las empresas son entidades vivas, dinámicas y con un cúmulo de experiencias y aprendizajes que las hacen únicas y que gracias precisamente a eso tienen un valor económico estratégico y relevante.
Valor estratégico del negocio: Debiera ser uno de los puntos más importantes de reflexión del empresario al conocer el valor de la empresa que ha desarrollado, el saber cuáles son los factores que más impactan su valor y el de tomar acciones para proteger el valor del patrimonio del negocio en el largo plazo. En las más de las ocasiones, la empresa es el activo económico más importante de una familia. El reto es logar un valor de mercado de la empresa cada vez mayor en relación con su capital.
¿Por qué conocer el valor de la empresa?
El empresario está dedicado día con día en hacer que el negocio progrese, más sin embargo, dependiendo del caso y de un sin número de factores llegará inevitablemente el momento de pensar en las siguientes alternativas:
• El crecer el negocio adquiriendo a la competencia a un valor menor (múltiplo menor*) que el propio.
• El asociarse con un tercero ya sea intercambiando acciones, vendiendo parte del capital o aportando dinero a un proyecto previo a sus análisis y valuación.
• El vender la empresa por una «oportunidad» que se le presente. Podría ser éste por supuesto un tercero que quiera comprar a un múltiplo menor o no.
• El vender la empresa a un comprador idóneo, es decir, un comprador para lo cual tenemos un valor estratégico de mercado.
• Preparar a la siguiente generación para que tome el negocio.
*El múltiplo es un valor de referencia que compara el valor de una empresa en relación con la capacidad de generar utilidades, flujos, etc.. Una gran forma de generar riqueza es adquirir negocios a múltiplos inferiores al propio.
Factor Crítico para tener éxito en una venta, sucesión o adquisición de empresa:
Como prácticamente en cualquier otro asunto de negocios, lo fundamental es estar convencido y punto, seguido tener un fuerte proceso de planeación. El enemigo número uno para este tipo de transacciones es tener prisa. Desgraciadamente, es común ver en la práctica que muchos empresarios estuvieron muy ocupados construyendo empresas con gran riqueza y salen a regalarlas en su momento, mal venderlas en el mejor de los casos, o bien vemos que no prepararon a la siguiente generación para darle continuidad al negocio. Por estas razones es fundamental asesorarse de manera adecuada y entrar muy temprano a procesos de valuación de negocios y planeación estratégica.
Las transacciones en fusiones y adquisiciones no son tarea fácil, requieren idealmente de asesoría especializada desde su inicio. El asesor en fusiones y adquisiciones debe orientar al empresario en al análisis de las alternativas posibles, ayudarles en la decisión de vender o no vender, analizar cuando es el momento adecuado, en poner el mejor precio posible y en encontrar al comprador idóneo, llevando el proceso de una manera fácil desde el principio y hasta el final. Atrás de cada transacción hay intereses, sentimientos, desprendimientos, etc. Y el factor personal de los empresarios juega un rol fundamental.
El moño: Para lograr condiciones adecuadas de venta de un negocio es necesario con mucha anticipación preparar el momento de la venta. Los factores determinantes que requieren de inversión son los siguientes:
• Modelo de negocio.- Determinar el modelo de negocio de la empresa. De manera estratégica se determina el valor de la empresa y se revisan las variables que más impactan dicho valor.
Los accionistas deben conocer año con año si están trabajando en los puntos estratégicos para construir un mayor valor y permanencia competitiva de largo plazo.
• Sistematización.- Enlazar lo operativo con lo financiero.
La administración de las compañías debiera presentar los informes de ventas, producción, logística, mercado, recursos humanos, etc. En sintonía total con la contabilidad financiera del negocio. Es frecuente que las empresas presenten diferencias importantes en este factor crítico al momento de una auditoria de compra.
• Mercado, Competencia y proyección de Crecimiento.
Entender de una manera profesional y documental la participación de la empresa en el mercado y la actuación de la competencia. Tener parámetros para medir el crecimiento futuro del negocio.
• Transparencia en la información. Preparar a la empresa con transparencia de procesos e información para soportar cualquier auditoría de compra o due diligence realizado por un tercero.
La valuación de los riesgos del negocio en sus diferentes áreas: Operativa, económica, legal, fiscal o la de de transparencia de la información, es fundamental. La confianza que se trasmite a un tercero interesado en adquirir el negocio optimiza el valor de venta de la empresa.
• Toma de decisiones. Profesionalización de la administración e implementación de mejores prácticas corporativas.
El talento concentrado en una o en pocas personas dentro de una organización, aumenta el riesgo y por tanto disminuye el valor del negocio en el largo plazo.
*Juan Antonio Palacios Suárez. Contador Púbico Certificado por el Instituto Mexicano de Contadores Púbicos (IMCP). Ex Presidente del Colegio de Contadores Públicos de Cancún. Socio de Gossler, S.C. Auditores y Consultores, firma mexicana de Contadores Públicos fundada en 1947. Con 23 Oficinas en el Territorio Nacional, más de 900 profesionistas que atienden a más de 2,800 Clientes. (998) 8 84 62 36. jpalacios@gossler.com.mx www.gossler.com.mx