Compostaje funerario humano: bienvenidos a la muerte ecológica

La primera instalación de compostaje humano funerario del mundo está programada para abrir en la primavera de 2021 después de que los legisladores del estado de Washington legalizaron el proceso póstumo a principios de este año

 

La empresa Recompose, con sede en Seattle, será la primera en ofrecer “reducción orgánica natural”, un proceso que, según la propietaria Katrina Spade, convierte los restos humanos (huesos, dientes y demás) en tierra orgánica.

“La transformación de cuerpos humanos en tierra ocurre dentro de nuestros recipientes de recomposición hexagonales reutilizables. Cuando el proceso haya finalizado, las familias podrán llevarse a casa parte del suelo creado, mientras que los jardines en el lugar nos recordarán que toda la vida está interconectada”, escribe Recompose en su sitio web.

Muerte y vida

Esta funeraria de la nueva era celebró la apertura de su primera ubicación en un edificio de 1.720 metros cuadrados el mes pasado; recientemente los legisladores de Washington cambiaron la ley estatal sobre los servicios funerarios, convirtiendo al estado de Washington en el primero en permitir el compostaje humano, informó The Seattle Times.

El precio estimado será de unos 5.500 dólares, muy cercano a lo que cuesta una cremación en promedio en los Estados Unidos, y mucho menos que un funeral que, en algunos casos, pueden costar varios miles.

Spade se asoció con la científica del suelo Lynne Carpenter-Boggs de la Universidad Estatal de Washington, quien lideró las exitosas pruebas que lograron conseguirle a la empresa los permisos para empezar a funcionar.

El proceso consiste en poner los cuerpos en un recipiente reutilizable, se cubre con aserrín y astillas de madera, alfalfa, heno y luego se inyecta con aire oxigenado constantemente para permitir que las bacterias beneficiosas naturales hagan lo suyo.

 

Con información de Asuntos Verdes