Comprar musgo daña nuestro ecosistema, aquí te dejamos las razones

El musgo es un tipo de planta que provee de muchos beneficios para el ecosistema, mejor opta por una linda y ecológica navidad

La Navidad reúne a la familia y días después damos la bienvenida a un nuevo año. Para muchas familias adornar es toda una tradición, colocar musgo y heno en el nacimiento, decorar con animales y pesebres, así como muchas luces e incluso con fuentes. Aunque esta sea una linda tradición y decoración para nuestras casas, en términos de medio ambiente le hacemos daño al planeta.
Como bien sabes, cada vez será más difícil vivir en este planeta si nos acabamos los recursos que quedan, y si contribuimos a generar focos de contaminación. Es por eso, que en MXCity queremos decirte las razones por las que no es tan buena idea utilizar musgo en nuestros adornos navideños.
El musgo es una planta también conocida como briófito, que carece de tejido vascular o raíces, y se encuentra distribuida por todo el mundo, gracias a las más de 20 mil especies que existen, y viven en lugares húmedos o cercanos al agua.
Es uno de los primeros organismos que puede colonizar rocas, es decir, tiene la capacidad de asentarse sobre las piedras y el suelo, para crecer y poder arraigar otras plantas de mayor tamaño. Esta condición también se puede ver en las ramas de los árboles, aunque es poco frecuente.
El musgo que compras hoy y luego se va a la basura, tardará siete años en volver a crecer. Así que cada vez que consumes este producto natural, contribuyes a mantener esta depredación, y cada vez que alguien quita el musgo de algún sitio, se tienen estas consecuencias:
-Disminución de la cantidad de agua.
-Desertificación de los suelos.
-Disminución del hábitat de la microfauna silvestre.
-Erosión de los suelos.
-Reducción de la biodiversidad.
-Deterioro del paisaje.
El musgo es capaz de retener hasta 20 veces su peso en agua y actúa como regulador hídrico, es decir, impide la erosión en tiempo de lluvias y libera humedad en tiempo seco. Actúa como germinador de semillas de otras plantas de los ambientes donde habitan; además protege el suelo de la erosión y cuando se descomponen, pasa a formar parte de él, enriqueciéndolo.
Algunos animales comen algunas especies de musgo, como el caso del reno, ya que los componentes químicos de la planta le ayudan a mantener su sangre caliente; también sirve de refugio para especies invertebradas, como insectos, arácnidos y moluscos, además, es material de construcción para los nidos de algunas aves pequeñas, como el colibrí y el picaflor.
En los bosques lluviosos de donde se quita el musgo, también se está eliminando a una gran esponja que regula el cauce de los ríos, que además proteger el suelo de inundaciones violentas y entregan agua durante los meses de verano a los ríos y arroyos que las desaguan. El musgo, en el bosque, ayuda a interceptar, absorber y retener los minerales disueltos en las aguas, permitiendo la incorporación de éstos en el ecosistema y disminuyendo su lavado hacia los ríos y mares.
En caso de que ya hayas comprado musgo, bueno, te recomendamos que lo mantengas en alguna maceta en lugar de tirarlo a la basura, pues aunque parezcan secos siguen vivos y van a reverdecer en cuanto se les agregue agua. Cultivar musgos es muy sencillo, basta con enterrarlo en una maceta y regarlos. Aunque es importante señalar que los musgos requieren una buena cantidad de agua para seguir verdes, por lo que necesitas tenerlo en una maceta donde los vayas a poner tenga plantas que también necesitan mucha agua.
Mejor opta tener una navidad ecológica y reemplazar el musgo por materiales como la arena, cartón o piedras, materiales fáciles de encontrar y muy económicos. Toma tu nacimiento para desarrollar tu creatividad, usar la imaginación y encontrar alternativas económicas y bonitas que lo adornen sin tener que usar musgos.
Entre otros materiales puede usarse cartón, piedritas, aserrín, aserrín pintado, papel, tela, yute y otros materiales que tengas a la mano. No queremos que pierdas la tradición ni la oportunidad para convivir con tus hijos haciendo un nacimiento o pesebre; solo que reemplaces el musgo por otro tipo de material que no afecte a la naturaleza.

«Esta navidad ayuda al medio ambiente y opta por adornos ecológicos».