Home office, una nueva opción residencial de innovación urbana

Ante la severa congestión y concentración en las principales ciudades del país, los residentes están orientados a buscar y vivir en la mejor ubicación posible.

De acuerdo con el estudio El costo de la congestión: vida y recursos perdidos, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y la empresa Sin Tráfico, en las ciudades mexicanas, en particular en la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y Puebla, la congestión vial tiene un costo total de 94,000 millones de pesos anuales. Si se analiza por persona, al año se pierden 100 horas productivas, lo cual se traduce en 3,875 pesos.

Este problema limita la competitividad y crecimiento económico de los ciudadanos. Por lo cual, es necesario tener mejores opciones e innovaciones en el uso y percepción residencial de cada vivienda.

Para esto, al comprar una casa o departamento deben tomarse en cuenta tres objetivos. Que el inmueble sirva como un instrumento de inversión a corto, mediano o largo plazo. Que sea para uso de casa-habitación. Y que también pueda ser para fines laborales.

Darle importancia a este último enfoque permite realizar el trabajo de oficina desde la comodidad del hogar. A esta modalidad también se le conoce como home office o teletrabajo.

OCC Mundial menciona que, en junio de 2019, en México se aprobó esta nueva prestación laboral con la finalidad de mejorar la calidad de vida y rendimiento de los trabajadores, sin embargo, aún no es obligatoria.

Esta empresa de reclutamiento y selección explica que este modelo de trabajo es ideal para redactores, diseñadores, contadores, personal de soporte técnico o profesores que imparten cursos en línea. Además, que cuando las personas con este perfil trabajan desde casa se pueden ahorrar al año 39,000 pesos en traslados y 590 horas en el trasporte público, tiempo que pueden emplear en dormir más, pasar tiempo con la familia o hacer alguna actividad física.

La tecnología como aliada

Las personas interesadas en este estilo de vida que busquen un inmueble para rentar o comprar pueden hacerlo a través de una plataforma tecnológica. Al hacerlo por este medio se toman mejores decisiones o que se ajustan al presupuesto.

La tecnología también ayuda a encontrar la ubicación estratégica y seleccionar las características o amenidades que más le convengan a la persona o adapten a sus necesidades.

Es importante mencionar que cuando se entra al esquema de home office, hay que lograr un uso eficiente del hogar. Para esto se pueden acondicionar espacios o adquirir viviendas que hayan sido edificadas bajo este modelo residencial.

De acuerdo con la firma tecnológica Citrix, México es el tercer país de América Latina con el mayor número de personas que trabajan desde el hogar, solo por debajo de Argentina y Brasil.

Esta compañía estima que para este año 2020, el 80 por ciento de las actividades laborales se realizarán de forma remota.

Cabe mencionar que está dinámica, además de beneficiar a los empleados, representa un beneficio para las empresas, pues con ella se pueden reducir hasta 30 por ciento los costos de operación.

Por ejemplo, una compañía que da a sus empleados vales de gasolina, estacionamiento y vehículo gasta alrededor de 6,700 pesos mensuales en cada uno de ellos, suma que podría ahorrar en caso de asignarles trabajo desde casa.

Por otro lado, la compañía de soluciones de capital humano, Manpower afirma que 57 por ciento de las empresas en México ya ofrecen home office a sus colaboradores.

Esta situación también es un referente para aquellas ciudades o plazas del país que ya muestran niveles críticos o similares a los niveles metropolitanos del país. Para esto, las urbes deberán desarrollar bajo un enfoque balanceado entre conectividad entre espacios funcionales y nuevas amenidades residenciales.

Dinero en Imagen.