La seguridad que demuestras ante los demás

seguridad

Día a día nos relacionamos estando en contacto con otras personas de forma física, virtual e incluso con nosotros. Por ello, es importante desarrollar habilidades que potencien la interacción asertiva
 

Proyectar seguridad implica transmitir esa confianza. Por ello, a la hora de proyectar seguridad los demás también cuentan. Además, esta habilidad va de la mano de otras como: la empatía,  motivación, autoestima, etc.
Hablamos de una habilidad que no se forja de un día para otro, aunque con una intervención inteligente podamos conseguir buenos resultados en poco tiempo. En la mayoría de las ocasiones conocemos personas que proyectan seguridad y creemos que nacieron con un don maravilloso. Pero no se trata simplemente de un don, es una habilidad que se va forjando, aunque sea de manera inconsciente.
¿Cómo proyectar seguridad?
· Conocernos.
Es el primer paso: si no sabemos quiénes somos, qué queremos y hacia dónde dirigirnos, difícilmente seremos asertivos a la hora de proyectar seguridad. Entonces, hace falta que hagamos un viaje hacia lo más profundo de nuestro ser y conozcamos cada parte.
¿Cuál es nuestra motivación?
Una vez que nos conozcamos, podremos hacernos la pregunta: ¿qué me motiva? Es una cuestión importante, ya que nos ayudará a encontrar una dirección. Así, obtendremos pistas sobre qué es lo que debemos hacer para alcanzar nuestro objetivo.
Además, la motivación está muy relacionada con nuestro estado de ánimo. Es sensible a la alegría y a la tristeza, al enfado o a la sorpresa. Darle espacio a cada emoción facilitará que encontremos aquella motivación que va a ser nuestro motor para conseguir proyectar seguridad.
¿A quién nos dirigimos?
Debemos tener en cuenta a quién nos dirigimos. ¿Es una persona?; ¿Son muchas?, ¿Es cercana?, ¿Es un extraño? Contestar estás preguntas te facilitará saber de quién se trata y una vez que lo sepas puedes comenzar a pensar cuál es la forma más asertiva de dirigirte.
Cuando hablamos de asertividad hacemos referencia a un estilo de comunicación que nos facilita conocer nuestros propios derechos y respetar los de los demás transmitiendo el mensaje de la mejor forma posible.
Escuchar 
Parece sencillo, pero no lo es. Se trata de algo diferente a oír, que no implica necesariamente una acción voluntaria. En cambio para escuchar es necesaria la voluntad de prestar atención a lo que el otro nos dice, o lo que nosotros nos decimos.
Confiar en nosotros
La autoconfianza es un gran paso para llegar a proyectar seguridad y a cimentar nuestra autoestima.
Beneficios de proyectar seguridad
• Se incrementa la autoestima.
• Reconocemos nuestros errores.
• Mejora nuestra capacidad de resiliencia.
• Hay mayor autoconfianza.
• Mejoran las relaciones con nosotros, con los demás y con la naturaleza.
• Somos más creativos.
• Incrementa el autoconocimiento.
• Somos más asertivos en nuestras relaciones.
Proyectar seguridad implica hacer un viaje a nuestro interior, además de una apertura al cambio. Si tienes dificultades para demostrar seguridad ante los demás acude a terapia psicológica para que puedas conocerte mucho mejor.