¿Por qué las personas son infieles?

Engañar: es la violación más importante de las relaciones y un notorio asesino de relaciones. Un pasatiempo favorito de los chismes, el fenómeno se discute con frecuencia pero es difícil de estudiar. El objetivo es evitar ser atrapado, entonces, ¿por qué confesar la infidelidad en nombre de la ciencia?

Pero los científicos pueden ofrecernos nuevos conocimientos sobre este tema envuelto en estigma y misterio. Como han demostrado recientemente los investigadores, ser infiel rara vez es un asunto simple. Hay muchas razones por las que la gente hace engaña y los patrones son más complejos de lo que sugieren los estereotipos comunes. Un nuevo estudio fascinante arroja algo de luz sobre estas motivaciones.

La investigación incluyó a 495 personas (el 87,9 por ciento de las cuales se identificaron como heterosexuales), que fueron reclutadas a través de un grupo de participantes en una gran universidad de EE. UU. Y a través de los foros de mensajes de Reddit con temas relacionados. Los participantes admitieron haber hecho trampa en su relación y respondieron la pregunta en la raíz del misterio: ¿Por qué lo hiciste? Un análisis reveló ocho razones clave: ira, autoestima, falta de amor, falta de compromiso, necesidad de variedad, negligencia, deseo sexual y situación o circunstancia. Estas motivaciones no influyeron solo por qué las personas engañaban, sino durante cuánto tiempo lo hicieron, su disfrute sexual, su inversión emocional en la aventura y si su relación principal terminó gracias a ello.

Aunque la mayoría de las infidelidades involucran sexo, rara vez se trata solo del sexo en sí. La mayoría de los participantes sintieron algún tipo de vínculo emocional con su pareja, pero fue significativamente más común en aquellos que informaron haber sufrido negligencia o falta de amor en su relación principal. Alrededor de dos tercios de los participantes (62,8 por ciento) admitieron expresar afecto hacia su nueva pareja. Y aproximadamente la misma proporción (61,2 por ciento) participó en un diálogo sexualmente explícito con ellos. Aproximadamente cuatro de cada 10 (37,6 por ciento) tenían conversaciones íntimas, mientras que uno de cada 10 (11,1 por ciento) dijo: «Te amo». Aquellos que informaron sentirse menos conectados con su pareja principal experimentaron una mayor intimidad emocional en la aventura, tal vez como una forma de satisfacer esa necesidad. De manera similar, cuando la infidelidad se vinculó con la falta de amor, las personas encontraron la experiencia más satisfactoria intelectual y emocionalmente. ¿Por qué las personas son infieles?

La satisfacción de los participantes con el sexo difería según el motivo de su aventura. Las personas informaron sentirse más satisfechas sexualmente cuando fueron infieles debido al deseo, la falta de amor o la necesidad de variedad. Aquellos que citaron una situación como la causa principal estaban mucho menos satisfechos. Gran parte de la actividad sexual se limitó a besos (86,7 por ciento) y abrazos (72,9 por ciento). De hecho, el estudio encontró que solo la mitad de los infieles informaron haber tenido relaciones sexuales vaginales.

El motivo de la infidelidad también afectó enormemente su duración. En algunos casos, la relación fue una breve cita, mientras que otros fueron un vínculo más largo y profundo. Aquellos que engañaron debido a la ira (como el deseo de «buscar venganza»), la falta de amor o la necesidad de variedad tuvieron una aventura más larga, mientras que los motivados por la situación (como aquellos que estaban «borrachos» o «abrumados» y «No pensar con claridad») terminó antes. Las mujeres también tenían una relación más larga en promedio que los hombres.

TE PUEDE INTERESAR: La soltería, ¿el futuro de México?

Al final, solo un tercio de los participantes finalmente admitió el engaño ante su pareja principal. Las mujeres estaban más inclinadas a confesar que los hombres. Aquellos que fueron sinceros tenían más probabilidades de ser infiel por ira o negligencia en lugar de por deseo sexual o variedad. Esto sugiere que su confesión fue posiblemente una forma de retribución y una forma de vengarse en lugar de una forma de limpiar su conciencia. Los participantes que confesaron también fueron más propensos a formar una relación comprometida con la pareja.

Si bien la infidelidad es típicamente una empresa clandestina, algunos tramposos fueron menos cuidadosos que otros, quizás intencionalmente. Aquellos que engañaban por falta de amor tenían más citas públicas y mostraban más afecto público hacia su pareja. El PDA también era común para quienes buscaban variedad o buscaban aumentar su autoestima. Por otro lado, los infieles situacionales estaban menos inclinados a engañar en público, tal vez porque esperaban volver a su relación principal sin ser descubiertos.

Entonces, ¿una aventura es realmente un asesino de relaciones? En última instancia, el destino de la relación principal de los participantes dependía menos del acto en sí y más de lo que lo motivaba. El engaño era más probable que terminara con la relación cuando surgía de la ira, la falta de amor, el bajo compromiso o la negligencia. Y era menos probable que lo hiciera cuando la infidelidad era circunstancial. Sorprendentemente, solo una de cada cinco (20,4 por ciento) de las relaciones terminó debido a la aventura. El mismo número de parejas (21,8 por ciento) permanecieron juntas a pesar de que su pareja principal se enteró, mientras que un poco más (28,3 por ciento) permanecieron juntas sin que su pareja descubriera su infidelidad. Las relaciones restantes se rompieron por razones que no eran engañosas.

Rara vez la infidelidad condujo a una relación real. Solo uno de cada 10 de los engaños (11,1 por ciento) finalmente se convirtió en un compromiso en toda regla, una de las ideas preconcebidas que resulta ser cierta.

Vía | Scientificamerican

TAMBIÉN LEE:

¿Por qué las personas son infieles?