Se fiel a ti mismo

Ser fiel a ti mismo; ser fiel a tus ideas, tus creencias, a lo que necesitas, a lo que quieres, a lo que deseas, a tus propias aspiraciones, aunque sean diferentes al resto de las personas

 
En este sentido, en ocasiones resulta complicado seguir las propias convicciones, sobre todo cuando lo que pensamos y/o sentimos no coincide con la mayoría de las personas que nos rodean.
Por ello, en el momento que nuestra propia convicción va en contra y/o es diferente al resto de personas, pueden entrarnos dudas sobre si nuestras creencias son adecuadas. O quizás nos cueste expresarlas o llevar a cabo esa actividad que tanto nos gustaría realizar por ajustarnos a las expectativas o a la norma.
Las normas sociales rigen nuestra conducta, aquello que tenemos que llevar a cabo y definen el cómo, cuándo, dónde y el porqué de nuestro comportamiento desde un punto de vista social.
Si bien es cierto que las normas son fundamentales para todos los seres humanos, pues es necesario seguir pautas comunes y, a su vez, sentir que pertenecemos a un grupo, no todas las normas sociales tienen que cumplirse: también podemos salirnos de la norma común.
Ser fiel a uno mismo significa tomar partido por nuestras propias convicciones y creencias. Ahora bien, ¿ser fiel a uno mismo significa abandonar las normas sociales? La respuesta es no, la autofidelidad es totalmente compatible con seguir las normas y, además, es saludable.
Está claro que los patrones sociales comunes tienen su función y su razón. Los patrones no tienen que ser cumplidos por todos de la misma manera, sino que, por el contrario, podemos convivir bajo ciertos patrones comunes, sin abandonar aquello que nos identifica, en lo que creemos.
Ser fiel a ti mismo parte del autoconocimiento, pues no podemos ser fiel sin conocimiento: necesitamos conocer cómo somos, qué nos inquieta, cuáles son nuestros gustos y nuestras aspiraciones para poder ser fiel a nosotros. Si no sabes cómo llevar este proceso acude a terapia psicológica para que puedas conocerte mucho mejor.