10 situaciones en tu trabajo que dañan tu autoestima

De acuerdo con un estudio realizado por Grupo Regus, 8 de cada 10 trabajadores piensan en cambiar de trabajo.

«Solo mientras encuentro algo mejor”, ¿te es familiar? De acuerdo con un estudio realizado por Grupo Regus, 8 de cada 10 trabajadores piensan en cambiar de trabajo; las causas, insatisfacción y un ambiente laboral estresante e incómodo. Situación que a la larga puede afectar la autoestima.

Un trabajo tóxico es aquel donde tienes que lidiar con condiciones de trabajo estresantes o que te generan frustración en lugar de satisfacciones. Sin embargo, tendrías que evaluar si eres el único que experimenta estos sentimientos o si otros compañeros lo perciben igual. Si no es así, es posible que el daño en tu autoestima se origine en otra parte”.

¡Aprende a reconocer lo signos de alarma!

Es muy importante que tengas una autoestima adecuada en el ámbito laboral, ya que te permitirá un mejor desempeño y ser capaz de terminar tus labores y alcanzar tus metas.
Sin embargo, ¿cómo saber que tu trabajo daña tu autoestima? Aquí unas señales para que lo averigües.

  • No te gusta tu trabajo. Es más odias que sea lunes porque tendrás que ir al trabajo, y esta sensación permanece toda la semana.
  • Hacer las labores propias y de tus compañeros.
  • Nadie en tu trabajo te valora.

 

  • Tu jefe se la pasa gritando y creyendo que tienes que adivinarle el pensamiento.
  • No hay forma de cambiar la situación.
  • Te acosan sexualmente.
  • Te piden que mientas en tus informes o que alteres información importante.
  • Te discriminan por condición de sexo, edad, religión o preferencia sexuales.

  • Las amenazas de despido son una constante, o toman tus cosas sin tu permiso.
  • Te ridiculizan.

Recuerda, la autoestima es la ventana a través de la cual percibes, ves e interpretas el mundo, y en base a ello responderás. Si está dañada todo será negativo e insatisfactorio”.

Aunque si tu objetivo es mejorar esta situación, no te la pases “quejándote”. Comenta tu molestia, pero siempre planteando una solución. Es injusto e inútil que esperes que los demás busquen la solución a tu situación. ¡Cuídate!