¡Planeación, don de los dioses!

Planeacion

De acuerdo con la cosmología de los antiguos griegos, los dioses tenían una visión completa del futuro. Veían todo lo que estaba por venir, hasta el menor detalle. Sin duda una buena planeación.

Hombres y mujeres eran considerados en cambio víctimas del destino, atrapados en el momento y sus emociones, incapaces de ver más allá de los peligros inmediatos, aquellos héroes que, como Odiseo, podían ver mas allá del presente y planear, parecían retar al destino, aproximarse a los dioses en su capacidad para determinar el porvenir.

Esta comparación sigue siendo válida: aquellos entre nosotros que piensan las cosas con anticipación y hacen fructificar pacientemente sus planes, parecen poseer un poder divino.

De ahí la diferencia entre el nivel de éxito de los emprendedores, que hacen crecer su empresa por instinto, creatividad y percepción, mientras que por otro lado, están los que de forma planeada, organizada y con un programa de ejecución de sus pensamientos creativos, alcanzan niveles de éxito sin límite debido a que realizan sus sueños con base en algo tangible, medible y confiable. La acción, y solo ella, produce resultados, de lo contrario, solo tendremos el poder en potencia.

Peter Drucker decía: “La mejor estructura no garantizará los resultados ni el rendimiento. Pero la estructura equivocada es una garantía de fracaso.” Es un excelente ejemplo sobre la necesidad de empezar a planear según criterios sólidos de necesidad de su mercado y del crecimiento de su empresa para evitar tener resultados no deseados o incontrolables durante la operación.

Por estructura entendemos “apalancar” el negocio y sabemos que el apalancamiento puede ser costoso ya que requiere invertir, pero los beneficios son superiores, por lo tanto, una planeación correcta nos llevara a controlar nuestras inversiones con menor riesgo.
Planear ya no es un lujo ni tampoco una prioridad secundaria, es una necesidad para sobrevivir y crecer en un mundo global competitivo y en constante aceleración e innovación.

planeación
Planeación

Hace unas décadas se requería planear la operación el mismo día o la semana a lo mucho, pero en la actualidad los cambios en nuestro entorno, la competitividad, la aceleración en medios de comunicación y tecnología nos obligan a planear y presupuestar sobre varias semanas, meses o incluso años.

El apalancamiento financiero o la adquisición de activos requieren más cuidado y atención todavía, ya que una correcta planeación nos permitirá garantizar el uso adecuado y oportuno de los bienes adquiridos.

Nuestra planeación sin importar lo complejo que pueda ser, deberá seguir parámetros básicos y prácticos para poder, después de plasmarla, tener la mayor posibilidad de ejecución exitosa. Algunas recomendaciones prácticas y efectivas las muestro en mi decálogo para alcanzar un gran nivel de efectividad planeando:

Parámetros básicos de la planeación

  1. Se siempre positivo en relación de lo que quieres obtener, es decir, piensa en lo que quieres y puedes realizar en lugar de enfocarte en lo que no se puede alcanzar en este momento.
  2. Ten la suficiente imaginación para visualizar tus metas ya alcanzadas. ¡visualízate!
  3. Si la meta es muy grande, secciónala en varios objetivos más pequeños para obtener logros constantes que te mantendrán motivado para alcanzar la meta mayor.
  4. Enfócate en lo importante de tus metas ya que los detalles se solucionarán durante la implementación.
  5. Clasifica tus metas en prioridades A, B y C para cumplir primero con las más urgentes e importantes.
  6. Prepara tu FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) para determinar cuál es tu situación actual.
  7. Se muy específico cuando planteas tus metas ya que por lo contrario no tendrás claridad de su alcance
  8. Mide los avances de forma regular y prepárate para realizar cambios en función de tus mediciones ya que una planeación deberá ser flexible para poder adaptarse a cualquier situación.
  9. Nunca renuncies a tus metas que son realmente la forma de construir tu futuro bajo tu propio control.
  10. No todas tus metas se lograrán a la primera y tienes que estar dispuesto a ser constante y disciplinado para poder lograr lo que deseas en esta vida.

 
Tú eres el arquitecto de tu futuro ¡Ponte en acción hoy mismo!