Planeación y previsión de riesgos financieros

La Planeación está relacionada con el principio de pensar antes de actuar. Ante un  panorama externo de turbulencias en los mercados financieros internacionales, que inició por la avaricia de créditos inmobiliarios de E.U.A. y ahora con la crisis por el sobreendeudamiento y déficit público de Grecia y otros países de la zona del euro, se ha generado preocupación sobre la salud de las Instituciones Financieras que por cierto, han empeorado las expectativas de crecimiento de nuestro país. Banco de México (Banxico) y otros grupos financieros, han ajustado a la baja el crecimiento esperado, estimando al cierre del 2011 de 3.8 a 3.3 del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual se traduce que México tendrá un promedio anual de crecimiento de los últimos  diez años, de poco más de 1.5% del PIB,  mientras que el crecimiento demográfico ha sido a tasas muy superiores.
Aunado a estas crisis económicas y un mundo de constantes cambios, de avances tecnológicos en comunicaciones, redes sociales, de la cantidad y calidad de información y la extensión del capital privado, nos exige como individuos y organizaciones una mejor planeación y capacitación para determinar oportunamente los riesgos y procurar mitigarlos.
El término riesgo se puede definir como la probabilidad de que suceda un daño o peligro. Desde un punto de vista económico, es la probabilidad de que ocurra una pérdida financiera en la inversión de cierto capital. El riesgo financiero se traduce en pérdidas en un mercado financiero producto de la incertidumbre. Dada la amplitud del concepto de riesgo, resulta complejo efectuar una clasificación, sin embargo, al tema empresarial podemos distinguir los siguientes:
 

Tipos de riesgos:

 

TIPO DE RIESGO DEFINICIÓN
RIESGO DE MERCADO Se deriva de cambios en los precios de los activos y pasivos financieros (o volatilidades)  por  factores externos, como Tasa de interés,  tipo de cambio, entre ortos
RIESGO CRÈDITO Se presenta cuando las contrapartes están poco dispuestas o imposibilitadas para cumplir sus obligaciones contractuales
RIESGO DE LIQUIDEZ Se refiere a la incapacidad de conseguir obligaciones de flujos de efectivo necesarios, lo cual puede forzar a una liquidación anticipada, incapacidad  para vender un activo rápidamente.
RIESGO OPERACIONAL Se refiere a las pérdidas potenciales resultantes de sistemas inadecuados, fallas administrativas, controles defectuosos, fraude, o error humano.

Fuente: LEWENT, Judy C., y A. John Kearney (1990). «Identifying, Measuring, and Hedging Currency Risk at Merck». Continental Bank Journal of Applied Corporate Finance 2, pp. 19-28; EE.UU.FRAGOSO, J.C. (2002). «Análisis y Administración de Riesgos Financieros». Exposición de la materia de Análisis de Riesgos, de la especialidad en Economía Financiera de la Universidad Veracruzana, Capítulo 13: Mercado de Derivados, Xalapa, Ver. JORION, Philippe (1999). Valor en riesgo. Edita Limusa, México.DÍAZ, Tinoco Jaime y Fausto Hernández Trillo (1996). Futuros y opciones financieros. Edita Limusa, México.BACA, Gómez Antonio (1997). «La Administración de Riesgos Financieros». Articulo tomado de la revista Ejecutivos de Finanzas, publicación mensual, Año XXVI, No. 11, Noviembre, México.
Tolerancia o nivel de aceptación del riesgo:
Ninguna empresa o individuo está exento de riesgos, sin embargo existen herramientas para minimizarlo o controlarlo. Valgan las siguientes recomendaciones, tratándose de riesgos financieros: 1) Mantener un nivel de endeudamiento al margen de sus posibilidades, evitando incrementar o sobrepasar la capacidad de pago; 2) Transferir o vender valores si no se está dispuesto a asumir riesgos, compra de coberturas cambiarias, seguros y reaseguros, transfiriendo a terceros los riesgos por el pago de una prima de seguros; 3) Invertir en instrumentos de renta fija, establecer planes de mercadotecnia que aseguren un nivel de ventas, entre otras inversiones que aumenten la productividad e ingresos; 4) Reservar recursos financieros excedentes para hacer frente a posibles pérdidas y; 5) Diversificar Un portafolio de inversión, especialización del producto o servicio, segmentación del producto o mercado, entre otros.
Dentro de cualquier planeación estratégica empresarial, está en boga la denominada “administración de riesgos”, que se emitió en al año 2002 con la emisión de la Ley Sarbanes-Oxley surgida después de  los escándalos financieros de empresas importantes en E.U.A. ocurrida en el año 2001. Dicha normatividad, obliga a las organizaciones de ese país a desarrollar sistemas de administración de riesgos financieros que permitan conocer, medir, controlar, revelar y cubrir los riesgos financieros a los que están expuestas.
Este modelo de administración de riesgos está basado en cuatro fases: 1) Identificación del riesgo; 2) Medición o cuantificación del riesgo; 3) Control del riesgo, en el que se fijen los límites de aceptación y se tengan un adecuado control interno  y; 4) Monitoreo del riesgo,  con lo cual se deben contar con políticas y procedimientos de administración, de dicho riesgo.
Estas herramientas para  anticipar y prevenir posibles pérdidas, ayudan a evaluar si en las empresas se está generando un valor para los accionistas. Los modelos de administración de riesgos financieros están ganando un posicionamiento cada vez mayor y cada día se perfeccionan más las metodologías para prevenir riesgos, de acuerdo con los diferentes tipos de las empresas. La cultura de previsión de riesgos financieros debe ser de aplicación general y no limitarse a los grandes corporativos, por lo contrario, la aplicación de metodologías de administración de riesgos coadyuva al crecimiento y desarrollo monetario de las personas, los entes económicos y al país.