Cómo llevar a cabo una idea de negocio

Mcdonald’s, Uber y el mismo Facebook son hoy grandes empresas pero todas ellas empezaron con una idea de negocio. Por ello, nadie puede negar que una idea de negocio es el punto inicial para todos los emprendedores.

Si tú deseas emprender y ya tienes una idea de negocio, probablemente te estés preguntando cuál es el siguiente paso, por lo que en este artículo te daremos algunos consejos para pasar a la siguiente etapa de vida de tu empresa.

Antes de que tu emprendimiento vaya tomando forma, lo primero que hay que hacer es pulir la idea de negocio, pues te servirá para planificar las actividades que necesitas realizar antes de abrir las puertas de tu establecimiento.

Imagina una torre, si la base no es sólida, a medida que se vaya construyendo, el proyecto puede sentirse inestable. Esto también puede pasar para las empresas. Si la idea de negocio es buena, esto se percibirá en todas las fases de desarrollo de la empresa. Claro, para el crecimiento es importante ver qué acciones y estrategias se realizan, pero para eso es la idea de negocio brinde claridad hacia dónde será ese crecimiento o cómo se ve ese crecimiento.

El ser humano por naturaleza suele anticiparse. Así que si ya estás viendo negocio, estás checando si estás en el buró para pedir un préstamo para negocios, cómo registrar tu marca, etc. Detente. Lo ideal es revisar que tu idea tiene los suficientes elementos para que de ahí tengas un plan de negocios.

Define tus productos o servicios

Esto puede parecer un tanto obvio, porque no hay negocio si no sabes qué vas a vender. Pero lo importante aquí es que en este primer definas qué va incluir este producto. Para ser un poco más claros puedes empezar a contestar este tipo de preguntas:

  • ¿Qué producto o servicio ofrecerás?
  • ¿Cuáles son las características de estos productos o servicios?
  • ¿Qué beneficios aportarán sus productos o servicios a sus clientes potenciales?
  • ¿Qué tipos de servicios adicionales ofrecerá ese producto o servicio?

Estas son preguntas generales, pero es mejor que a medida que vayas contestando lo mejor es ir generando preguntas más específicas. Para que todo quede más claro, vamos a poner un ejemplo.

Digamos que quieres poner un restaurante. En este sentido no sólo debes definir el tipo de alimentos que vas a ofrecer sino más bien qué beneficios vas a ofrecer. Por ejemplo, puede ser comida de alguna región específica del mundo para atraer a cierto tipo de clientes o comida por kilo porque las familias de la zona no tienen tiempo para cocinar.

Es decir, en este paso lo mejor es definir las especificaciones del tipo de servicio que vas a ofrecer y la justificación del porqué una cosa sí y otra no.

Define el nicho de mercado de tu idea de negocio

Cuando se les pregunta a los emprendedores cuál es su mercado, muchos contestan “hombres y mujeres de los 20 a 60 años”. Esto es un problema pues esta respuesta es ambigua y por lo mismo no es clara. Para este paso es necesario que vayas mucho más allá del género, edad y nivel socioeconómico. Lo ideal es que también conozcas en qué región, a qué se dedican, qué problemas o aspiraciones necesitan resolver.

Por ejemplo, si tienes una cafetería cerca de oficinas de corporativos tu nicho de mercado no será el mismo si tu establecimiento estuviera cerca de un parque, porque los clientes tendrán motivos distintos para ir a tu negocio.

Esta información también te servirá para ajustar las características de tu producto. Volviendo al ejemplo de la cafetería, si está en una zona cerca de oficinas algo que deberías contemplar es que el servicio debe ser rápido y si es posible puedas tener alimentos ya preparados y empaquetados listos para vender. Como ves, tener el nicho de mercado te sirve para acotar las características de tu servicio o producto, lo que posteriormente te servirá para proyectar costos y tomar otras decisiones, por ejemplo, cómo financiar tu proyecto (a través de créditos o si te debes asociar, etc.).

Define tu competencia

El siguiente paso, es ver quién compite contigo por ese nicho de mercado. Lo importante será que te fijes cuáles son sus precios, promociones, actividad en redes sociales, modelo de negocio, etc. El chiste es que veas qué están haciendo bien y cuáles son sus áreas de oportunidad para ver cuál será tu diferenciador.

Ojo, si tienes la pequeña cafetería no significa que Starbucks es tu competencia principal o que si vendes Pizza, vas a competir directamente con Dominos. A lo mejor en algún punto van a compartir clientes, pero intenta elegir a competidores que sean similares al tamaño de tu negocio.

Define qué recursos necesitarás

Si ya aterrizaste los puntos anteriores, ¡felicidades! Estás muy cerca de empezar a concretar tu idea de negocio. Ahora es momento de definir con base en tus productos y servicios, las necesidades del nicho de mercado y sabes lo que está haciendo tu competencia. Ahora, es el momento de definir los recursos que necesitarás si quieres que tu idea se haga realidad. Necesitarás definir como mínimo lo siguiente:

Por último, debes documentar la respuesta a todas las preguntas que te has hecho, para después conformar un plan de negocios y así tener la lista de tareas que hay que tener listas para lanzar tu negocio.

Artículos Recomendados:

¿Tu negocio es peligroso para tu salud?