El presidente Donald Trump dice que las manifestaciones son actos de «terrorismo doméstico»

Aunque el presidente de EU anunció el despliegue de «miles de soldados fuertemente armados» para detener los disturbios, este martes siguen las manifestaciones

Homicidio de Floyd, confirmado; NY en toque de queda hasta el domingo

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció este martes que amplía el toque de queda hasta este domingo debido a los disturbios y saqueos que han seguido a las protestas pacíficas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía, condenó la violencia y aseguró que «vienen duros días» pero la ciudad «superará» el conflicto.

«Tomo pasos inmediatos para asegurar que hay paz y orden hoy y esta noche, toda la semana, en Nueva York (…) Continuaremos el toque de queda el resto de la semana» hasta el domingo 7 de junio, dijo de Blasio, que recordó que el lunes 8 de junio es la fecha prevista para que el área de la Gran Manzana comience la fase 1 de su reapertura económica tras el parón de actividad por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

De Blasio condenó a la «gente que ataca Nueva York», arremetió contra los «viciosos ataques» a los agentes ocurridos la noche del lunes e informó que un policía fue atropellado «a propósito». «Es inaceptable, eso y que se dispare a policías. No nos lleva adelante a nadie. Quien hace esto es un criminal, no un manifestante», agregó.

El jefe de PolicíaDermot Shea, informó que ayer hubo unos 700 arrestos tras los saqueos que se vivieron al caer la noche en partes de Manhattan y El Bronx, defendió a los manifestantes pacíficos y a los policías que «están haciendo lo que pueden en circunstancias increíblemente difíciles».

El alcalde, además, agregó estar «muy preocupado de que la protesta está llevando a un potencial contagio del coronavirus. «Un día, dos días, es una cosa, pero mientras continúa (la protesta) el peligro se incrementa y pido a todos que piensen personalmente en ustedes, su familia, la gente en su vida», dijo.

Por otra parte, dijo que Nueva York «no necesita» el despliegue de la guardia Nacional ni de ninguna rama de las Fuerzas Armadas porque la ciudad ya tiene 36,000 agentes de policía, y en su lugar llamó «a los verdaderos líderes de las comunidades y miembros del clero a dar un paso adelante» por la paz y contra la violencia, tanto contra propiedades como contra las autoridades.

«TERRORISMO DOMÉSTICO»

En sus primeros comentarios desde la Casa Blanca, desde que las protestas se incrementaron por todo el país, el presidente Donald Trump dijo el lunes por la noche que los saqueos y las manifestaciones violentas en reacción a la muertede George Floyd bajo custodia policial fueron «actos de terrorismo doméstico», por lo que anunció el despliegue de «miles y miles de soldados fuertemente armados» para detener los disturbios en Washington DC.

«Estoy movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles para detener los disturbios y los saqueos para poner fin a la destrucción y los incendios provocados y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley», dijo el mandatario en un discurso en la Casa Blanca.

Trump dijo que planeaba una presencia policial y  militar para «dominar las calles» y dijo que respondería con una «presencia abrumadora de la aplicación de la ley hasta la violencia haya sido sofocada».

Aseguró que si los gobernadores son incapaces de contener las olas de violencia, se mandará al ejercito para que haga el trabajo por ellos.

ABC News

@ABC

BREAKING: «If a city or state refuses to take the actions that are necessary to defend the life and property of their residents, then I will deploy the United States military and quickly solve the problem for them,» Pres. Trump threatens. http://abcn.ws/3drsPzV 

Embedded video

Posteriormente, con una biblia en la mano, el mandatario estadounidense se presentó al exterior de la iglesia de St. John acompañado de otros funcionarios, desde donde caminó de regreso a la Casa Blanca.

Trump posó para las cámaras frente a las ventanas de la iglesia, cuyo sótano fue uno de los lugares donde algunos manifestantes prendieron fuego durante las protestas del domingo, aunque el fuego no provocó daños.

En el séptimo dia de protestas en EEUU, sigue la lucha en los alrededores de la Casa Blanca, que estan siendo convertidas por la propia policia estadounidense en zonas de guerra con militares desplegados y manifestantes heridos.

Embedded video

Mientras hablaba en el Jardín de las Rosas, manifestantes y las fuerzas del orden mantenían un tenso enfrentamiento afuera, donde de acuerdo con AFP la policía disparó gas lacrimógeno a los protestantes que exigían justicia por George Floyd, quien perdió la vida a manos de un policía blanco, y el freno al racismo contra la comunidad negra.

6. Don Lemon dice que Trump ha querido crear este momento televisivo de caos cerca de la Casa Blanca para que su mensaje de ‘ley y orden’ tuviera una narrativa visual en la que sustentarse, pero son las cadenas como CNN las que han decidido mostrar protestas Y discurso.

7. Aquí se ve mejor el momento en el que la policía ha dispersado a los manifestantes pacíficos cerca de la Casa Blanca poco antes de que saliera Trump a hablar en el Rose Garden.

Embedded video

Poco después del lanzamiento de gases lacrimógenos, los agentes comenzaron a empujar a los manifestantes con sus escudos para alejarlos de la mansión presidencial, ya que poco después el mandatario salió a la Lafayette Square, el parque que hay frente a la Casa Blanca, por donde caminó y se dirigió a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes de EU desde el siglo XIX.

#BREAKING Police just started charging and spraying tear gas at peaceful protesters in DC. National Guard Members from Five States Requested for DC #Protests2020 #WashingtonDCProtest #WashingtonDCRiots #Washington

Embedded video

Hasta el momento en que las fuerzas policiales lanzaron los gases lacrimógenos, la concentración había transcurrido de manera pacífica.

En tanto, la alcaldía del Distrito de Columbia, donde está Washington, amplió a cuatro horas a más el toque de queda en la capital estadounidense después de las protestas por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd en Mineápolis a manos de la policía, que este fin de semana dejaron destrozos en los alrededores de la Casa Blanca.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, la alcaldesa del distrito, Muriel Bowser, indicó que el toque de queda se aplicará en toda la ciudad entre este lunes y el miércoles a partir de las 19.00 hora local y las 6.00 hora local.

La restricción entró en vigor el domingo entre las 23.00 hora y las 6.00, pero los manifestantes la desafiaron con hogueras en las inmediaciones de la residencial presidencial, bajo fuerte custodia del Servicio Secreto y de la Policía, y ataques contra establecimientos comerciales y fachadas en el centro capitalino.

Resultados de las autopsias

Las dos autopsias realizadas al afroamericano George Floyd (la oficial y la independiente) han arrojado la misma conclusión: su muerte a manos de policías hace una semana fue un homicidio.

Difieren, sin embargo, en qué causó el homicidio; mientras la autopsia contratada por la familia apunta a una muerte por «asfixia», la del forense del condado habla de un «paro cardiorrespiratorio» ocurrido mientras le inmovilizaban.

Sea como sea, la coincidencia de ambas autopsias en el homicidio estrecha el cerco sobre los cuatro expolicías implicados -solo uno de ellos imputado y en prisión-, cuyo procesamiento es hoy por hoy el principal reclamo de las protestas raciales.

Tras hacer pública la autopsia independiente, los familiares de Floyd reclamaron que a Dereck Chauvin, el único detenido bajo los cargos de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente en segundo grado, se le amplíe la acusación a homicidio en primer grado.

Respecto al resto de policías implicados, pidieron que se les procese «todo lo que permita la ley».

«La causa de la muerte, en mi opinión, es asfixia por la presión al cuello», dijo el doctor Michael Baden, exforense de Nueva York y uno de los médicos encargados de la autopsia independiente, que también aseguró que ninguna patología previa influyó en el deceso.

El abogado de la familia Floyd, Benjamin Crump, acusó, autopsia en mano, a los agentes de «matarlo con una rodilla en su cuello durante casi nueve minutos y dos rodillas en su espalda, presionándole los pulmones».

Crump dijo que la ambulancia a la que subieron inconsciente a Floyd «fue su coche fúnebre».

La otra autopsia, la del condado de Hennepin, apunta a que Floyd murió por «un paro cardiorrespiratorio cuando estaba siendo sometido por agentes policiales».

Problemas cardiacos y fentanilo

El informe forense cita que Floyd sufría problemas cardiacos y también que en el momento de su muerte estaba bajo los efectos de una intoxicación por fentanilo, aunque no hace un vínculo directo entre estos factores y su deceso.

Estos hallazgos están en ya manos del fiscal del estado, Keith Ellison, que asumió el caso hace 24 horas tras apartar al cuestionado fiscal del condado y que ahora deberá decidir si los informes bastan para ordena la captura de los otros tres agentes.

NY e Illinois rechazan despliegue de ejército

Los gobernadores de Nueva York, Andrew Cuomo, y de Illinois, JB Pritzker, rechazaron el anuncio del presidente Donald Trump de desplegar al ejército en los estados y ciudades frente a las intensas protestas por la muerte de George Floyd.

El gobernador de Nueva York dijo «gracias, pero no, gracias», en una entrevista a CNN, posterior a la declaración de Trump. Cuomo dijo que las personas «destructivas» son una pequeña minoría de los manifestantes.

«El saqueo, la actividad criminal, son intolerables, y desde el punto de vista de la aplicación de la ley hay que eliminarlos, pero están mezclados con manifestantes», expresó Cuomo, y criticó que «lo que hizo el presidente hoy fue llamar al ejército estadounidense contra los ciudadanos estadounidenses».

Cuomo dijo que el presidente busca recrear «la realidad» en Nueva York y que observó las protestas de hoy en esta capital. «Eran jóvenes, en gran parte una multitud blanca, que se ofenden porque vieron el asesinato de Floyd y eso es lo que debería ser».

Por su parte, el gobernador de Illinois dijo a CNN que el presidente Trump ha creado un momento incendiario y rechazó enérgicamente «que el gobierno federal pueda enviar tropas al estado».

«Quiere cambiar el tema de su fracaso sobre el coronavirus, un fracaso miserable y ahora está viendo un momento en que hay disturbios debido a la injusticia que se hizo contra George Floyd. Ahora quiere crear otro tema y algo donde pueda ser la ley y presidente del orden», dijo Pritzker.

El gobernador criticó la respuesta del presidente ante la protesta fuera de la Casa Blanca este lunes, cuando la policía roció con gas lacrimógeno a manifestantes pacíficos y defendió el derecho de las personas a reunirse ahí.

«Comenzaron a empujar a los manifestantes, arrojando botes de gases lacrimógenos. Esta no es la forma en que nos comportamos en Estados Unidos. Nuestras fuerzas del orden público están en las calles tratando de proteger a las personas», expresó Pritzker.

En tanto, la alcaldesa del Distrito de Columbia, Muriel Bowser, criticó este lunes el ataque de la policía federal a los manifestantes frente a la Casa Blanca para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pudiera salir a la calle caminando y dirigirse a una iglesia próxima para hacerse una fotografía con una Biblia, antes del comienzo del toque de queda.

«Impuse un toque de queda a las 7 pm, 25 minutos antes del toque de queda y provocación de los oficiales, la policía federal usó municiones contra manifestantes pacíficos frente a la Casa Blanca, un acto que hará que el trabajo de los agentes del Departamento de Policía del Distrito de Columbia sea más complicado. ¡Vergonzoso!», tuiteó.

La edil terminó su mensaje instando a los vecinos de Washington a que se marcharan a casa y se mantuvieran a salvo.

LUNES, OTRA NOCHE DE PROTESTA

Miles de personas se congregaron en diversos estados de EU para protestar por la muerte de George Floyd a pesar de algunas de medidas de toque de queda y la amenaza de la intervención del ejército.

Alrededor de las 10:15 p.m., 15 minutos después del toque de queda, una multitud pacífica se reunió en el sitio de Minneapolis donde fue asesinado George Floyd, diciendo que no retrocederían ante la policía. Barricaron todas las calles alrededor del sitio para mantener alejada a la policía.

Unas 200 personas asistieron a la comunidad suburbana de Minneapolis de Maple Grove para una vigilia con velas. Su plan era permanecer en silencio durante ocho minutos y 46 segundos, la misma cantidad de tiempo que el policía de Minneapolis tuvo su rodilla en el cuello de George Floyd antes de morir. Pero incluso después de transcurrido el tiempo, la gente seguía congelada en su lugar durante varios minutos, con solo el sonido de los pájaros y el zumbido de los automóviles que viajaban en la autopista detrás de ellos.

El conductor de un SUV atravesó una línea de agentes de la ley con equipo antidisturbios en Buffalo, hiriendo a dos de ellos en una confrontación que fue captada en video, dijeron las autoridades.

Embedded video

Uno de los heridos era un oficial de policía de Buffalo y el otro era miembro de la policía del estado de Nueva York, según Mark Poloncarz, el ejecutivo del condado de Erie, quien, junto con un portavoz del alcalde, dijo que ambos oficiales estaban en condición estable. . El conductor y los pasajeros en el SUV fueron detenidos, escribió Poloncarz en Twitter.

En Nueva York, cada vez más personas se presentan en el Barclays Center en Brooklyn. De acuerdo con el New York Times, mucho después del toque de queda,  hay más de 200 personas en Atlantic Avenue que gritan «¡manos arriba, no disparen!».

Además, manifestantes desfilaron por la calle 42, una de las principales arterias del centro de Manhattan y que conecta Times Square con la terminal de transportes Grand Central Station. Mientras que otras 2,000 personas también se manifestaban pacíficamente en Washington Square, en la zona sur de Manhattan, donde uno de los coordinadores exigía con un megáfono a los asistentes que evitara todo tipo de interacción con los policías.

AHORA | Nueva York: Manifestantes avanzan sin importar el toque de queda, en el marco de las protestas antifascistas y antirracistas tras el asesinato de George Floyd.

Embedded video

A tres manzanas, varios centenares de personas más se concentraron frente al histórico bar gay Stonewall, bajo una fotografía de Marsha P. Johnson, una transexual negra y activista de los derechos LGTBI, asesinada en extrañas circunstancias en 1992.

En el barrio de Alphabet, en el sureste de Manhattan, la protesta convocada por varios grupos y asociaciones políticas se convirtió en un mitin político en el que se pidió que se retiraran los fondos al cuerpo de Policía.

TRUMP EXIGE MANO DURA A GOBERNADORES

El presidente Trump arremetió el lunes contra los gobernadores por su respuesta a la violencia que azota al país , llamando a los manifestantes «terroristas», exigiendo «represalias» y advirtiendo a los gobernadores que se verían como «imbéciles» si no los enviaran a la «cárcel». por largos períodos de tiempo «.

«Hay que dominar», dijo Trump a los gobernadores. Si no logran tomar una mano fuerte, dijo, los manifestantes «te van a atropellar, te verás como un montón de idiotas». En declaraciones contundentes raramente escuchadas de un presidente estadounidense, instó a los directores ejecutivos a no ser «demasiado cuidadosos».

«Alguien tirar una piedra es como disparar un arma», les dijo Trump. «Tienes que hacer una retribución», de escucha en el audio de la conversación difundida por diarios como el New York Times y The Washington Post.

La llamada siguió a noches de disturbios y protestas masivas en ciudades de todo el país por la muerte de otro hombre negro bajo custodia policial, George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo. Muchas de las protestas han tenido enfrentamientos violentos con la policía, así como la destrucción. de propiedad privada y saqueo.

El presidente dio un tono beligerante durante la llamada, instando con frecuencia a los gobernadores a endurecerse y usar la Guardia Nacional si los manifestantes comienzan a dañar propiedades o botines.

«Pero hay que arrestar a las personas, hay que juzgar a las personas, hay que ponerlos en la cárcel durante 10 años, luego nunca volverá a ver estas cosas», dijo

En un comunicado después de la llamada, la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, dijo que el presidente atacó repetidamente y brutalmente a los gobernadores, que están haciendo todo lo posible para mantener la paz mientras luchan contra una pandemia.

«Los peligrosos comentarios del presidente deberían ser muy preocupantes para todos los estadounidenses, ya que envían una señal clara de que esta administración está decidida a sembrar las semillas del odio y la división, lo cual me temo que solo conducirá a más violencia y destrucción. Debemos rechazar esta forma de pensar «.

El gobernador Jay Robert Pritzker, de Illinois, se enfrentó al presidente. «Tenemos que pedir calma», dijo Pritzker, cuyo estado fue golpeado por una ola de saqueos durante el fin de semana. «La retórica que está saliendo de la Casa Blanca lo está empeorando», agregó.

Por su lado, la gobernadora Janet Mills, de Maine, le dijo al presidente que su viaje planeado a su estado esta semana podría provocar más disturbios. «Me preocupa mucho que su presencia pueda causar problemas de seguridad en nuestro estado», dijo. El presidente respondió: «lo investigaremos», antes de responder que esperaba «que se presentara una tremenda multitud de personas».

En tanto, la ciudad de Nueva York tendrá un toque de queda esta noche de las 23:00 a las 5:00 horas después de que las protestas del fin de semana por la muerte de George Floyd llevaron al saqueo en la ciudad más poblada de los Estados Unidos.

«Habrá un toque de queda», dijo el gobernador Andrew Cuomo, y agregó que 8 mil policías estarán fuera esta noche.

VAN TRES FALLECIDOS EN MANIFESTACIONES

Al menos tres personas han fallecido en las violentas protestas por George Floyd en Estados Unidos. Uno de los casos se registró en Kentucky, mientras que 2 corresponden a Iowa.

Policías y efectivos de la Guardia Nacional que imponían un toque de queda en Kentucky mataron a tiros a un hombre. El suceso ocurrió en Louisville a eso de las 12:15 a.m., informó el jefe policial de esa ciudad Steve Conrad.

Los agentes dispararon en las afueras de un comercio en la calle West Broadway, donde habían sido llamados a dispersar a un grupo de personas que se habían aglomerado violando el toque de queda.

Del grupo salió un disparo y los agentes respondieron al fuego, indicó el jefe policial. No queda claro si la persona abatida es la misma que disparó contra los agentes, añadió.

En tanto, el jefe de la Policía de Davenport (Iowa), Paul Sikorski, dijo que antes del amanecer del lunes, la Policía respondió a decenas de incidentes en la ciudad en los que hubo disparos de armas de fuego, y añadió que hubo cuatro personas heridas.

Dos personas murieron en diferentes sitios de la ciudad y las autoridades investigan los casos como homicidios, añadió el funcionario.

PROTESTAS A LO LARGO DE EU

A lo largo de este fin de semana se han registrado protestas en al menos 75 ciudades de Estados Unidos con motivo de la muerte de George Floyd, hombre afroamericano que fue detenido, sometido y asfixiado por un policíablanco de Minneapolis, Minnesota.

Estas protestas tuvieron una fuerte presencia en las inmediaciones de la Casa Blanca, en Washington, donde manifestantes realizaron incendios y se enfrentaron con autoridades.

“Justice for George Floyd” outside White House right now #dcprotest

View image on Twitter

View image on Twitter

A fire has been started in the middle of H street between 16th and 15th near the White House #dcprotest @wusa9

Embedded video

Toque de queda. Continúan las protestas. La Casa Blanca, habitualmente iluminada, se apaga esta noche. https://twitter.com/markknoller/status/1267291138655956992 

Lights that usually illuminate exterior of the WH have been turned off.

View image on Twitter

Este domingo, las autoridades decretaron el toque de queda nocturno en un total de 25 ciudades de 16 estados americanos, entre ellas Mineápolis, epicentro de las protestas raciales y de los disturbios.

Algunas de las ciudades con toque de queda son: Los Ángeles, Denver, Miami, Atlanta, Chicago, Louisville, Rochester, Cleveland, Portland, Filadelfia, Pittsburgh, Charleston, Nashville, Salt Lake City, Seattle y Wisconsin.

La policía de Miami superó a todos los policías del mundo.

Cuando los manifestantes vinieron ardiendo armas, todos se pusieron de rodillas. La multitud comenzó a llorar y se unió a ellos.

Oraciones de perdón derritieron muchos corazones.

View image on TwitterView image on Twitter

Así las imágenes que el New York Times y otros medios capturaron en las manifestaciones:

Chang W. Lee / The New York Times

Gabriela Bhaskar para The New York Times

Jim Wilson / The New York Times

Reproductor de video cargando

TRUMP SE RESGUARDA DE MANIFESTANTES EN BÚNKER

El Servicio Secreto, encargado de la seguridad del presidente de EU, protegió en el búnker subterráneo de la Casa Blanca a Donald Trump el pasado viernes debido a las protestas que tenían lugar afuera, informaron hoy medios locales.

El New York Times indicó que el presidente fue llevado al búnker en la noche del viernes mientras los manifestantes forcejeaban con los agentes del Servicio Secreto para retirar las barreras metálicas instaladas frente a la verja que rodea la residencia presidencial.

Según CNN, Trump estuvo en el búnker cerca de una hora antes de regresar al sector de la Casa Blanca que le sirve de residencia, mientras en el exterior los manifestantes tiraban piedras y mantenían escaramuzas con los agentes.

Ninguno de los dos medios aclaró si la primera dama, Melania Trump, y su hijo Barron también fueron llevados al búnker.

SIP CONDENA AGRESIÓN A PERIODISTAS EN EU

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó y expresó su profunda preocupación por las numerosas agresiones, detenciones y amenazas registradas contra periodistas y miembros de la prensa que cubren las protestas sociales en distintas ciudades de Estados Unidos.

Las protestas se iniciaron la semana pasada en la ciudad de Minneapolis, en el estado de Minnesota, a raíz de la muerte del afroamericano George Floyd, arrestado por la policía el 25 de mayo. El incidente, captado en video por transeúntes, muestra a un policía con su rodilla sobre el cuello de Floyd, esposado y en el suelo. En varias ocasiones Floyd gritó que no podía respirar.

El presidente de la SIP, Christopher Barnes, director de The Gleaner Company (Media) Limited, Kingston, Jamaica, expresó que «si bien los periodistas conocen los riesgos a los que se exponen durante la cobertura de protestassociales, en la mayoría de los casos denunciados, la prensa debidamente identificada, se convirtió también en objetivo de la policía y manifestantes».

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director de La Silla Rota, Ciudad de México, México, subrayó que «cuando se agrede a la prensa se afecta el derecho del público a recibir noticias». Instó a que se detengan las agresiones y detenciones, y se garantice y respete la libre movilización de los periodistas.

Entre los incidentes se registra el arresto el viernes pasado del corresponsal de CNN, Omar Jiménez, en Minneapolis mientras transmitía en vivo. También fueron detenidos otros dos miembros de su equipo de prensa. Todos fueron liberados. Esa noche, la fotoperiodista independiente Linda Tirado, recibió un disparo de perdigón de goma en el ojo izquierdo, perdiendo la visión de manera permanente.

También fueron heridos por perdigones de goma el periodista Julio-Cesar Chavez y Rodney Seward, ambos de Reuters; Ali Velshi y su equipo del canal MSNBC; Susan Ormiston, periodista del Canadian Broadcasting Corporation; John Marschitz, ingeniero de sonido de CBS News. En Oakland, California también fue herida por perdigón de goma Sarah Belle Lin, reportera y fotógrafa. En Louisville, Kentucky, la policía disparó proyectiles de gas pimienta a la reportera Kaitlin Rust y su equipo del canal local WAVE News.

Han sido detenidos, en Minneapolis, Tim Arvier, corresponsal de la australiana 9News; en Las Vegas, Nevada, las fotógrafas Bridget Bennett, independiente, y Ellen Schmidt, de Las Vegas Review-Journal; en Brooklyn, Nueva York, Christopher Mathias, reportero del HuffPost y Keith Boykin, el comentarista de CNN.

Los manifestantes también agredieron en Washington, DC, a Leland Vittert, reportero de Fox News y su equipo cerca de la Casa Blanca; y en Pittsburgh, Pensilvania, Ian Smith de KDKA TV, fotoperiodista de KDKA TV y su cámara fue destruida.

El viernes los manifestantes dañaron la sede de CNN en Atlanta.

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1,300 publicaciones del hemisferio occidental; y tiene sede en Miami.

Manifestaciones se extienden a Europa

En Berlín hubo hoy manifestaciones por segundo día consecutivo, concretamente en el multiétnico barrio de Neukölln, donde alrededor de un millar de personas se congregaron para exigir Justicia para George Floyd.

Los manifestantes portaban retratos de Floyd y carteles denunciando la brutalidad policial contra la población negra.

Al igual que el sábado, la manifestación fue convocada de forma espontánea a través de las redes sociales, y en ambos casos transcurrieron sin incidentes.

Ayer, unas dos mil personas se concentraron ante la Embajada de EU en Berlín. Los concentrados portaban carteles alusivos a la muerte de Lloyd y en denuncia de ese nuevo caso de violencia policial sobre un afroamericano; según la policía respetaron las normas de distanciamiento social impuestas por el coronavirus.

Y esta tarde las protestas han pasado a la Bundesliga donde Jadon Sancho, atacante inglés del Borussia Dortmund, tras celebrar el primero de los goles que anotó ante el Paderborn, se levantó la camiseta y debajo llevaba otra en la que se podía leer «Justicia para George».

También el atacante francés del Borussia Mönchengladbach, Marcus Thuram, celebró este domingo el primero de sus dos goles ante el Unión de Berlín posando con la rodilla en tierra y la cabeza baja, imitando así el gesto que hizo el jugador de fútbol americano Colin Kaepernik durante la interpretación del himno de EE.UU para protestar por la violencia policial contra los negros, un gesto que se ha convertido en todo un símbolo de la lucha contra el racismo.

Las acciones por la muerte de Floyd han contado con más seguidores en Alemania que las múltiples concentraciones programadas este fin de semana, tanto en Berlín como en otras ciudades, en contra de las restricciones en la vida pública por el coronavirus.

Y en varios puntos de la capital alemana han aparecido grafitis con la imagen de Floyd, muerto a los 46 años cuando un policía lo inmovilizaba durante varios minutos poniéndole la rodilla sobre el cuello.

También en Londres, miles de personas se manifestaron este domingo para protestar por la muerte de Floyd, que ha desatado disturbios raciales en Estados Unidos.

stantes en Londres y en Mánchester han marchado en solidaridad con las protestas #BlackLivesMatter en los Estados Unidos tras la muerte de George Floyd. https://twitter.com/i/events/1267125715624845322 

Cientos de personas marchan en Londres y Mánchester en apoyo a #BlackLivesMatter

Los manifestantes recorrieron la avenida Whitehall, en el centro de la capital británica, pasaron frente al palacio de Westminster, sede del Parlamento, y se concentraron finalmente en las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en Londres.

Los participantes en la protesta corearon lemas como «Black lives matter» («Las vidas negras importan», en inglés, un frase que se repite desde hace años en EU para denunciar la violencia policial contra la comunidad afroamericana), y «Decid su nombre: George Floyd«.

El tráfico fue cortado en diversos puntos de la marcha, en varios momentos acompañada de aplausos y sonido de cláxones en señal de apoyo por parte de conductores.

Un grafiti pintado sobre una valla a lo largo del recorrido de la protesta afirmaba: «Los negros no se merecen esto».

El ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, ha manifestado que la muertede Floyd es «muy preocupante», pero rehusó comentar la respuesta del Gobierno estadounidense a los disturbios: «Ese no es mi cometido», zanjó el jefe de la diplomacia británica.

Asimismo se han registrado hoy marchas denunciando la brutalidad policial ante la Embajada de Estados Unidos en Dinamarca.

Algunos de los concentrados en Copenhague portaban carteles con la frase «I Can’t Breathe» -«No puedo respirar»- alusivas a la muerte de Lloyd, que la pronunció poco antes de morir bajo la presión del agente policial, y que quienes protestan en Estados Unidos suelen corear.

Por María José Pardo. Con información de La Silla Rota