En Escocia, productos para menstruación gratis

menstruacion

Escocia ofrecerá productos para la menstruación gratis en sus edificios públicos.

Escocia se ha convertido en la primera nación del mundo en hacer que los productos de higiene para la menstruación no tengan un costo económico para su población.

Los legisladores del Parlamento de ese país aprobaron este martes y por unanimidad el proyecto de ley de Productos de Período (de suministro gratuito).

A partir de ahora, las autoridades locales tienen la obligación legal de garantizar que los artículos como tampones y toallas sanitarias sean gratuitos y estén disponibles para «cualquiera que los necesite» en edificios públicos.

También te puede interesar:

La demostración científica de que la copa menstrual es tan fiable como los tampones

La «pobreza del período» es cuando las personas de bajos ingresos no pueden pagar o acceder a productos adecuados para la menstruación.

Con menstruaciones promedio que duran aproximadamente cinco días, los tampones y toallas sanitarias pueden costar hasta US$10,6 al mes en Reino Unido, y algunas mujeres tienen dificultades para asumir ese gasto.

Escocia quiere ponerle fin a la «pobreza del período».

Lennon dijo que era una legislación «práctica y progresista» que se hizo aún más vital debido a la pandemia del coronavirus.

«Los períodos no se detienen con las pandemias y el trabajo para mejorar el acceso a tampones, toallas higiénicas y productos reutilizables esenciales nunca ha sido más importante», agregó.

¿Cuán grande es el problema?

Una encuesta entre más de 2.000 personas realizada por Young Scot, el Servicio de Información Juvenil de Escocia, encontró que aproximadamente una de cada cuatro mujeres en la escuela, colegio o universidad había tenido problemas para acceder a los productos menstruales.

De igual modo, alrededor de 10% de las jóvenes en Reino Unido no han podido pagar los productos para la menstruación; 5% ha tenido dificultades para pagarlos; y 19% ha cambiado a un producto menos adecuado debido al costo, según revelan otras investigaciones recientes sobre el tema.

Además de la pobreza del período, el proyecto de ley en Escocia aborda el estigma de la menstruación.

Los investigadores dicen que esto es particularmente un problema para las más jóvenes ya que el 71% de las chicas de 14 a 21 años encuestadas se sienten avergonzados al comprar productos de higiene menstruales.

El impacto en la educación es otra área que el proyecto de ley pretende abordar: los investigadores encontraron que casi la mitad de las niñas encuestadas han faltado a la escuela debido a su período.

En estigma de la menstruación sigue estando presente en la mayoría de los países.

En otras regiones del mundo el problema se agrava.

Diversas encuestas revelaron que, en zonas remotas de América Latina, las niñas no cuentan con información pertinente sobre la menstruación, acceso al saneamiento adecuado (en la región aún 106 millones de personas no cuentan con un baño digno en casa, la mayoría en zonas rurales) o a productos de gestión menstrual, señala un artículo de 2019 del Banco Mundial.

El alcance de la ley

El proyecto de ley de Productos de Período (de suministro gratuito) de Escocia impone a las autoridades locales la obligación legal de garantizar que cualquier persona que necesite productos menstruales pueda obtenerlos de forma gratuita.

Deben dar acceso a «cualquier persona que los necesite» a diferentes tipos de productos de higiene femenina «razonablemente fácilmente» y con «razonable dignidad».

El plan deberá estar operativo dentro de los dos años posteriores a la aprobación de la legislación.

Y la ley también asegura el suministro gratuito de productos para la menstruación en escuelas, colegios y universidades.

¿Qué pasa en otros lugares?

El gobierno de Reino Unido tiene su propio grupo de trabajo sobre el tema, con el objetivo principal de abordar el estigma y la educación sobre la menstruación.

Los productos de menstruación gratuitos se entregaron en todas las escuelas primarias y secundarias de Inglaterra en enero.

Un puñado de estados de EE.UU. también ha aprobado leyes que exigen que se proporcionen productos gratuitos en las escuelas.

Desde 2001, el IVA se ha aplicado a los productos de menstruación a una tasa del 5% en Reino Unido, y las normas de la Unión Europea significan que este «impuesto de tampón» no se puede abolir ni reducir más.

Muchas organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres abogan por la eliminación del «impuesto de tampón».

El impuesto de tampón es un término utilizado para referirse al impuesto a todos los productos de higiene menstrual que garantizan la salud de las mujeres.

Sin embargo, durante los últimos cinco años, el gobierno de Reino Unido ha invertido el dinero recaudado por el IVA en productos menstruales en un fondo de impuestos sobre tampones que se utiliza para apoyar a organizaciones de mujeres y organizaciones benéficas.

Ahora que Reino Unido ha abandonado la UE, dependerá del gobierno establecer la tasa de IVA que se aplica a los productos de higiene femenina, y los legisladores dicen que quieren eliminar por completo el impuesto sobre los productos sanitarios para mujeres lo antes posible.

Varios otros países han reducido o eliminado los impuestos sobre los productos menstruales, incluidos una decena de estados en EE.UU. y países como Kenia, Canadá, Australia, India, Colombia, Malasia, Nicaragua, Jamaica, Nigeria, Uganda, Líbano y Trinidad y Tobago.

En Escocia, productos para menstruacion gratis