Isla Mujeres, un paraíso por donde lo veas

ISLA MUJERES

Isla Mujeres. Este pedacito de tierra, de apenas siete kilómetros de longitud, es el primer lugar de México al que tocan los rayos del sol cada mañana

Al norte de Cancún, en el Estado de Quintana Roo Isla Mujeres se ha posicionado como una alternativa turística a Riviera Maya, mucho más relajada y que permite disfrutar de los mismos encantos del Mar del Caribe. Destino de Lunas de Miel y Viajes de Novios, Isla Mujeres acoge con buen trato a los viajeros durante todo el año.

Los locales llaman a Isla Mujeres “Isla” simplemente, y su carácter amistoso invita a charlar con ellos de la economía local, basada en el turismo, el buceo y la pesca.

Al igual que en Cozumel, el oceanógrafo francés Jacques Cousteau se quedó prendado de los fondos marinos y el arrecife de Isla Mujeres. Guiado por el buceador local  Ramón Bravo, Cousteau inmortalizó la fauna y flora submarina, y la mostró a todo el mundo con sus inolvidables reportajes.

Para ver cómo el astro rey se levanta sobre sus aguas cristalinas y turquesas, debes viajar a Punta Sur. Pero, esta no es la única razón para ir, pues cada año, de mayo a septiembre, esta zona del país se engalana con la llegada del tiburón ballena, el pez más grande del mundo, con el que puedes esnorquelear. Los lugareños aseguran que se pueden ver hasta 300 ejemplares. 

Qué ver y hacer en Isla Mujeres

Sus aguas transparentes, cálidas, poco profundas y llenas de vida son el paraíso para los submarinistas, ya sean profesionales o amateurs. Por ello si nos gusta bucear las posibilidades son infinitas ya sea simplemente haciendo snorquel por nuestra cuenta o con los tours que nos llevan en barco a cuevas y zonas más alejadas las playas.

En el norte se encuentra la población más importante, punto de entrada marítima a Isla Mujeres y donde se concentran restaurantes y tiendas de artesanía siendo la calle Hidalgo el eje sobre el que circula la vida. Los paseos por el Malecón y por el centro adoquinado nos hacen sentir en un ambiente hogareño y tranquilo.

La Playa Norte se anima por el día, pero el momento ideal para acudir es el atardecer, cuando el dios sol se baña en las aguas caribeñas, ofreciendo una puesta de sol sublime.

ISLA MUJERES. Bajando por la carretera cerca de Playa Lanchero  observamos las indicaciones de la Hacienda Mundaca. Construida por Fermín Mudaca de Marechega, un buscafortunas vasco nacido en la villa de Bermeo que al igual que varias familias burguesas catalanas hizo una gran fortuna con el tráfico de esclavos desde África a las haciendas de Cuba. Huyendo llegó a Isla Mujeres donde su excentricidad se acentuó, viviendo de forma hermitaña, sólo en contacto con los trabajadores de la hacienda, quizás arrepentido de la vida que había llevado. Ya pasando los 50 años se enamoró perdidamente de una adolescente llamada Prisca Gómez Pantoja, de apodo la Trigueña. Su asedio no tuvo frutos y ella se casó con otro, rechazando la hacienda que Mundaca había hecho con mucho esfuerzo (y con material de los templos mayas). La leyenda dice que él no se recuperó del rechazo y ya enfermo fue trasladado a Mérida en Yucatán, donde murió. Su cuerpo nunca regreso a Isla Mujeres pese a que era su último deseo, y por ello su tumba está vacía.

Hoy podemos visitar el lugar y conocer algo más sobre la evidentemente adulterada -para proporcionarle un ideario romántico- leyenda y ver el Arco de entrada que Mundaca bautizó “El Paso de la Trigueña”, que tristemente para él nunca vio pasar a su pretendido amor.

Arco de la Trigueña en la Hacienda Mundaca
Arco de la Trigueña en la Hacienda Mundaca

Al sur de la isla está el Parque Nacional Submarino El Garrafón, que ofrece tanto actividades de submarinismo como senderismo, tirolina, nadar con delfines en el Dolphin Discovery, kayak o simplemente relajación en la playa. No debemos dejar pasar la oportunidad de conocer su arrecife de coral, apto para todos los públicos al estar a poca profundidad.

Gestionado actualmente por Xcaret es uno de los principales actividades de Isla Mujeres, al igual que La Granja de las Tortugas  “Tortugranja“, opción fascinante para familias con niños, ya que con la supervisión de personal de protección permite que los turistas ayuden en el regreso de las tortugas  nacidas cuyas madres desovan en las playas de Isla Mujeres entre los meses de mayo y septiembre.

Continuando más al sur llegamos al faro, que marca el confín de la isla, en la elevación de Punta Sur, y el Acantilado del Amanecer. Aledaño se encuentra el pequeño templo maya dedicado a Ixchel, diosa de la fertilidad. El contraste a la naturaleza de la isla lo pone una serie de obras escultóricas de arte contemporáneo que se encuentran también en Punta Sur, iniciativa de artistas mexicanos (Mario Rendón Lozano, Eduardo Stein Molina, M. Felguérez, Vlaadimir Cora, Eloy Tarcisio,Pedro Cervantes  o Silvia Arana entre otros) e internacionales como S. Olaffson, José Villa Soberón, Ahmed Nawar o Bruce Beasley.

Con el objetivo de paliar el deterioro de los hábitats marinos nació en 2009 el MUSA o Museo Subacuático de Arte, una iniciativa artística cuya labor es crear ecosistemas marinos a partir de esculturas que van formando arrecifes. Es posible disfrutar de los fondos marinos buceando o con el barco de fondo de cristal que nos muestra bajo nuestros pies un mundo marino en sintonía con las obras escultóricas con formas humanas

Esculturas del MUSA, Museo Subacuático de Arte
Esculturas del MUSA, Museo Subacuático de Arte

Si queremos ver Isla Mujeres desde el mar las salidas en lancha de las cooperativas que se encuentran en la Avenida Rueda Molina rodean la isla mostrando las bellezas de la costa de aguas turquesas.

Otras excursiones de buceo muy recomendables son a la cueva de los tiburones dormidos, los Cuevones, la Media Luna o el Valle de las Barracudas. 

También te puede interesar:

La ampliación del túnel sanitizante agiliza el movimiento de pasajeros en Isla Mujeres