El Municipio de Cancún supervisó las afectaciones ocasionadas por las lluvias registradas en las últimas 24 horas en Playa Delfines

El Municipio de Cancún supervisó las afectaciones ocasionadas por las lluvias registradas en las últimas 24 horas en Playa Delfines

Municipio de Cancún supervisa trabajos en Playa Delfines afectada por erosión y verifica la aplicación de medidas para la seguridad de bañistas locales y visitantes

Durante el recorrido la Presidente Municipal Mara lezama, explicó que posterior a las precipitaciones pluviales ocasionadas por un sistema tropical, una parte de dicho balneario se vio afectada y el arenal sufrió un desgaste natural, descubriendo así algunas plataformas de concreto que se encuentran ubicadas en la primera línea de playa donde rompe el oleaje.

Como medida inmediata de atención, el Municipio de Cancún instruyó la presencia de dos guardavidas, un inspector de Protección Civil y personal de la Zona Federal Marítimo Terrestre para vigilancia y resguardo del área.

Debido a que se observaron daños en una torre de guardavidas donde el nivel del agua alcanzó la base de la estructura, la Presidente Municipal informó que por motivos de seguridad, se delimitó dicho frente de playa con banderines rojos, siendo ésta la indicación de que ninguna persona puede acceder al mar.

Se retiraron las escaleras de la torre guardavidas dañada para evitar el colapso de la estructura y se pide a todos los usuarios, ya sea deportistas, familias y quienes realizan actividades acuáticas que visitan esa playa recreativa, que tengan mucho cuidado y respeten el área acordonada.

En esta zona no hay afectación a los nidos de tortuga marina, además de que se cuenta con un patrullaje nocturno en la zona para verificar las nidadas.

Hace cuatro décadas, el municipio de Cancún era una isla desierta y pocos sabían de su existencia.

Ubicada en una región casi olvidada del Caribe, consistía en una serie de dunas de arena en forma de un número «7», algunas de las cuales tenían solo 20 metros (66 pies) de ancho, separadas del continente por dos canales estrechos. que se abría a un enorme sistema de lagunas.

La costa estaba compuesta de pantanos, manglares, selva virgen y playas inexploradas. Incluso su nombre no estaba claro: algunos mapas lo llamaban «Kankun» (una sola palabra escrita con las dos «k»), que significa «olla de serpientes» o «nido de serpientes» en maya.

Sin embargo, en los primeros documentos de Infratur (una agencia gubernamental existente antes de la creación de Fonatur), se escribe como dos palabras, «Kan Kun», y ocasionalmente, «Can Cún» (en su forma en español). El nombre actual de «Cancún» es un desarrollo fonético natural que facilita la pronunciación … o tal vez se desarrolló por casualidad.

El Proyecto del municipio de Cancún se aprobó oficialmente en 1969, pero no comenzó hasta enero de 1970, cuando llegaron los primeros técnicos de Infratur. Los objetivos iniciales del proyecto fueron abrir un camino desde Puerto Juárez a la isla, diseñar un Plan Maestro de Desarrollo y construir una pista de aterrizaje provisional (ubicada en el área designada para el desarrollo de la ciudad, en el sitio de la actual Avenida Kabah). frente al parque ecológico).

El desarrollo de la Zona Hotelera fue, dividido en tres fases. El primero comprendía el área desde Bahía de Mujeres hasta Punta Cancún y la costa hasta el límite interior de la laguna Bojorquez; la segunda fase se extendió desde la laguna de Bojorquez hasta Punta Nizuc, y la tercera desde el sur de Punta Nizuc, hasta los límites de la reserva territorial.

El diseño y la segmentación de la zona hotelera siguieron el concepto de «supermanzanas» (subdivisiones), arquitectónicamente conocido como el «diagrama de placas rotas»: enormes bloques de ciudades, separadas por grandes avenidas. El primer segmento del área urbana de Cancún se concentró en lo que se convertiría en la calle principal de la ciudad, Tulum Avenue. El Ayuntamiento fue construido en el lote más grande de esta área.

También lee:

Cancún protege de forma permanente a tortugas marinas

Se investiga con especialistas el origen de las estructuras de concreto que podrían lastimar a los bañistas, en tanto se tomaron todas las medidas anteriores para garantizar su seguridad.