Parque ecológico Lago de Texcoco: será de los más grandes del mundo

lago de texcoco

El parque ecológico «Lago de Texcoco» sería 15 veces más grande que el Bosque de Chapultepec; se convertiría en uno de los parques urbanos más grandes del mundo

Promoción turística de la Ruta de los Cenotes refuerza consolidación de 18 parques ecoturísticos

 

 

 

Parque Ecológico Lago de Texcoco, un paraíso en lo que iba a ser un aeropuerto

Tras cancelarse la construcción de lo que sería el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco, se anunció que en su lugar se podría construir el Parque Ecológico Lago de Texcoco.

Texcoco fue la capital cultural del mundo nahua. Fue una ciudad increíble, que siendo heredera de la cultura tolteca cuidó tanto a su población que no tuvo comparación en el mundo prehispánico. Acolmiztli-Nezahualcóyotl, el Rey Poeta, fue su más ilustre gobernante. Se coronó en 1431 y dos años más tarde con el apoyo y la alianza del imperio México-Tenochtitlan se establece de manera definitiva en Texcoco.

Texcoco se encontraba en las orillas del lago al oriente de Nochtitlan, y era la sede de las amoxcalli más increíbles del mundo prehispánico. Las amoxcali son bibliotecas que tuvieron salones repletos de los códices más antiguos, los más complejos y los más extensos sobre historia, botánica, astronomía y matemáticas. Pero sobre todo, Texcoco se caracterizó por tener una inmensa producción literaria de cantos y poemas, así como la existencia de la biblioteca más grande y nutrida de «amatl», o libros, que hoy conocemos como códices. Aquellos libros tenían la función de ser una guía que apoyaba la tradición oral, y solo se acudía a los libros para confirmar datos.

Hoy en día al recorrer los alrededores de la Ciudad de México y ver su desbocada expansión urbana, cuesta mucho pensar, siquiera imaginar que alguna vez fue un paradisiaco espejo de agua, en donde convivía armónicamente nuestro pasado prehispánico, con el flujo espontáneo de la naturaleza. Actualmente poco menos que residuos aislados quedan como precedente de aquellas fértiles épocas, que marcaron el esplendor de nuestra cultura originaria.

Quizás la zona lacustre más golpeada por el avance de la modernidad y? que más extraña la ciudad?, es el mítico lago de Texcoco, aquel que fuera testigo del nacimiento del imperio Azteca y que abrazara el desarrollo de la gran Tenochtitlán, ya que su formación proviene del periodo cuaternario de la era cenozoica.

Existen propuestas para rescatar esta zona, y ahora se podría construir el parque urbano más grande del mundo en los terrenos donde se levantaba el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, el cual fue suspendido por la actual administración.

El proyecto ecológico, con el cual se buscaría la recuperación del valle que comprende el exlago de Texcoco, estaría a cargo del arquitecto Iñaki Echeverría. En 2010, antes de que se anunciara la construcción del nuevo aeropuerto, Echeverría encabezó un proyecto que se denominó Parque Ecológico Lago de Texcoco, en una superficie de terreno de 14 mil hectáreas.

«Este espacio, ubicado en el borde de la zona metropolitana de la ciudad de México, puede hoy ser reclamado como una nueva ecología que incorpore naturaleza, cultura e infraestructura: una Ecología Cultural».

Señala que el objetivo es reclamar el sitio como la pieza de infraestructura verde más importante del valle, ya que esta infraestructura será capaz de reconciliar a la ciudad con su geografía.

Fotografías de Arquitur

Tras cancelarse la construcción de lo que sería el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, se anunció que en su lugar se podría construir el Parque Ecológico Lago de Texcoco en el terreno de 14 mil hectáreas, lo que lo convertiría en el más grande del mundo en su tipo.

El arquitecto Iñaqui Echeverría es el promotor del proyecto, pues desde 2010 ya había presentado un proyecto en el mismo terreno y que ahora promociona a través de una página en internet.

El objetivo, se explica en el sitio, es convertir este espacio en la pieza de infraestructura verde más importante del valle del Lago de Texcoco, logrando la reconciliación de la ciudad con su geografía.

También se contempla el Museo del Lago, que forma parte de la estrategia general de este parque ecológico y que estaría suspendido sobre el lago Nabor Carrillo.

También se asegura que en el parque podrán practicarse actividades como canotaje, deportes de vela, ciclismo de montaña, excursiones y observación de flora y fauna