Superación y perseverancia: clave de su existencia

superacion y perseverancia

Pako Magaña: de terapia ocupacional a creación personal

Superación y perseverancia. Haber sufrido una recaída del «Trastorno de Ansiedad Generalizada y crisis de pánico» (TAG), más que un problema, se convirtió en el detonante de su  actividad. Desde noviembre del 2012 empezó a presentar síntomas de lo que después se enteraría en abril del 2013 -cuando fue diagnosticado-, que se trataba de un trastorno psico-emocional, lo cual lo dejaba fuera de combate en el aspecto laboral.


Pero las ganas de salir adelante, de superar su trastorno y aprender a vivir con el padecimiento fue lo que llevó a Pako Magaña a dedicarse de lleno al arte, con muy interesantes resultados.


José Francisco Magaña Canché «Pako Magaña», nació un 5 de noviembre de 1976. Pasó su primeros 5 años de vida en Isla Mujeres, Q. Roo; después sus padres lo llevaron a radicar a Cancún, donde vive actualmente. En agosto del 2000 ingresó a la Universidad La Salle Cancún para estudiar la licenciatura en Ciencias de la Comunicación. 

Superación y perseverancia

Superación y perseverancia. Desde niño estuvo involucrado en todo lo referente a las artes; le gustaba pintar y dibujar por lo que se inscribía a cualquier concurso de esta rama de las bellas artes. En su adolescencia fue bailarín de danza folklórica mexicana por alrededor de 10 años. Escribió su primera poesía a los 13 años de edad.

En agosto de 2009 auto-publicó su primer libro de cuento y poesía titulado «Desde adentro»; en abril de 2011 salió la segunda edición de dicha publicación. 


Retomó la pintura en febrero de 2013 de forma autodidacta con una técnica que no muchos dominan: pastel; la actividad era digamos como una terapia ocupacional pues desde el 2012 empezó a presentar síntomas del trastorno psico-emocional, el cual lo dejó fuera de la vida económica «normal» durante casi dos años.

Ese tiempo, estuvo en terapia psicológica para superar su trastorno y aprender a vivir con él, pues esta «enfermedad», no se cura, solamente se controla y se aprende a vivir con ella.


Y en eso, sucedió lo que tenía que suceder: se percató que su trabajo ya contaba con suficiente calidad para mostrarlo al público y, gracias a unos empresarios de buen corazón quienes fueron sus patrocinadores, realizó su primera exposición pictórica titulada: «Entre azules de cielo y agua” en el Hotel Bahía Chac Chi de Isla Mujeres,. Poco tiempo después, a fines de enero de 2014, expuso en la ciudad de Cancún, en el Café Cardoni.


Superación y perseverancia. En los primeros días de noviembre de 2014 y 2015, en conmemoración del día de muertos, una pequeña obra de Pako Magaña titulada «Casi Frida, casi Catrina», se expuso en las galerías Globalart y Torrione Angioino, en las ciudades Italianas.

 Noicattaro y Bitonto, respectivamente.

En diciembre de 2014 presentó su exposición «De lápiz y pastel» en la Casa de la Cultura de la ciudad de Valladolid, Yucatán y para mayo de 2015 presentó dicha exposición en el Café Riviera de Cancún. Ha participado también en diferentes exposiciones colectivas. Cada año, desde el 2015, ha sido invitado a participar en la exposición colectiva multidisciplinaria «El pico nic más grande de Cancún», la cual se lleva a cabo en conmemoración del aniversario de dicha ciudad.


Superación y perseverancia. En octubre de 2015 Pako logró incorporarse a la vida productiva de nuevo, pero en el 2017 sufrió una fuerte recaída de su trastorno y es de esta manera como decide dedicarse de tiempo completo a la pintura, aunque, como la mayoría sabemos, en el estado de Quintana Roo es muy difícil vivir del arte; aún así, por fortuna, Pako ha tenido buena aceptación, y a pesar de que no vende tantas obras como le gustaría, al menos le alcanza para estar al día e ir sobreviviendo. 


Actualmente cuenta con una promotora cultural que está empezando a colocar su obra en diferentes lugares como tiendas especializadas en diseño de interiores en la ciudad de Cancún, Playa del Carmen y la isla de Cozumel; espera, eso sí, que a mediano plazo su obra sea más conocida y cotizada, además de que tiene la esperanza que el ámbito cultural tome más auge en el Estado y existan más galerías y escuelas de arte donde los artistas puedan exponer y mostrar su obra.

Por el momento, ha tenido que recurrir, en su caso particular, a la iniciativa privada dado que -nos comenta- en las instituciones de cultura de este municipio Benito Juárez, es muy complicado obtener un espacio para exponer debido a los requisitos y trabas que se presentan.


Superación y perseverancia. Como quiera, Pako Magaña no se agüita. En su búsqueda de seguir creando, el artista isleño se introduce en el arte abstracto con la técnica del Pouring o «Acrílicos fluidos», la cual, hasta el momento es la que más ha gustado y, por lo tanto, es la que más satisfacciones le ha dado. Su historia de vida muestra que la perseverancia y y el afán de seguir adelante, rinden frutos. Sin duda, un ejemplo para la juventud…

Superación y perseverancia

Superacion y perseverancia: clave de su existencia