Y… ¿qué son las criptomonedas?

Ya en muchas conversaciones, se habla de la moneda virtual y la atracción de invertir en ella. No les recomendaremos que sí o que no, cada quien debe valorar dónde arriesga su dinero, pero para nos estar fuera de la jugada, sí es interesante saber ¿qué es la Bitcoin?.

Se trata de una moneda virtual que permite comprar bienes y servicios e intercambiar dinero sin involucrar a bancos, emisores de tarjetas de crédito y otras terceras partes. Eso sí, su historia no es muy clara, dado que hackers lo han usado para pedir rescates y comprar sustancias ilegales por internet. Pero recientemente se ha vuelto más popular con un público diferente: los inversionistas especulativos.

¿Cómo funciona?

Es una moneda digital que no está ligada a un banco o gobierno y permite a los usuarios gastar dinero de forma anónima. Las monedas las crean usuarios que las “explotan” al facilitar facultades informáticas para verificar las transacciones de otros usuarios. Reciben bitcoins a cambio. Las monedas también pueden comprarse y venderse con dólares y otras divisas.

LO MÁS LEÍDO: Comenzó lavando platos y ahora es un exitoso empresario. La historia de Jaime Lucero

¿Por qué son populares?

Los bitcoins son básicamente códigos informáticos que se firman digitalmente cada vez que cambian de dueño. Las transacciones pueden hacerse de forma anónima, lo que vuelve a esta moneda popular entre los libertarios, además de los especuladores y criminales.

¿Es realmente anónima?

Sí, hasta cierto punto. Las transacciones y cuentas pueden rastrearse, pero no necesariamente a los dueños. Sin embargo, los investigadores pueden dar con ellos cuando traten de cambiar sus bitcoins por monedas comunes.

¿Quién usa el bitcoin?

Algunos negocios se han subido al tren del bitcoin debido al furor causado en los medios, aunque todavía es limitado para la compra de mercancía común. La tienda en línea de ventas minoristas Overstock.com es una de las empresas que los acepta. Microsoft los acepta como forma de pago para sus plataformas Xbox y Windows Store.

Aunque la moneda todavía es tema de debate entre algunos inversionistas, Wall Street está empezando a desarrollar productos relacionados.

¿Cómo se mantienen seguros?

Un grupo de usuarios llamados mineros se encarga de frenar la avaricia construyendo un historial global de cada transacción de bitcoin. Esta cadena de bloques (“blockchain”) evita que un bitcoin se gaste dos veces. A cambio, los mineros reciben ocasionalmente bitcoins por sus esfuerzos.

¿De dónde salió?

Es un misterio. El bitcoin fue lanzado en 2009 por una persona o grupo de personas que operaban bajo el nombre de Satoshi Nakamoto y lo adoptó un pequeño conjunto de entusiastas. Nakamoto desapareció del mapa cuando la moneda virtual comenzó a ganar atención. El año pasado un australiano aseguró ser el creador del bitcoin, pero dijo que “no tenía el valor” de publicar pruebas de que él es.

Características básicas del Bitcoin:

• No pertenece a ningún Estado o país y puede usarse en todo el mundo por igual.
• Puedes cambiar Bitcoins a otras divisas y viceversa, como cualquier moneda.
• No hay intermediarios: Las transacciones se hacen directamente de persona a persona, reduciendo enormemente los costos de comisiones.
• Es descentralizada: no es controlada por ningún Estado, banco, institución financiera o empresa.
• Es imposible su falsificación o duplicación gracias a un sofisticado sistema criptográfico.
• No es necesario revelar tu identidad al hacer negocios y preserva tu privacidad.
• El dinero te pertenece al 100%; no puede ser intervenido por nadie ni las cuentas pueden ser congeladas.

¿Cómo funciona?

Para hacer uso de esta moneda virtual en lo general se requiere descargar un software en dispositivos (computadora, celular, Tablet, etc) que funcionará como “monedero” virtual y generará una dirección bitcoin, que se podrá usar para enviar y recibir dinero de otros usuarios. El envío de bitcoins es instantáneo y toda operación puede ser monitorizada en tiempo real. Las transacciones con esta moneda implican una transferencia de valor entre dos direcciones bitcoin, públicas aunque anónimas. Para garantizar la seguridad, las transacciones son aseguradas utilizando una serie de criptografías de llaves, ya que cada cuenta dispone de una llave pública y otra privada.

La información no es ni para incitarlos a invertir, ni tampoco para advertirles de no hacerlo. Todo es bajo la premisa de información es poder…

TAMBIÉN LEE: