El distanciamiento social llegó para quedarse por mucho más que unas pocas semanas

Vivir en y con la pandemia

La mayoría de nosotros probablemente todavía no nos hemos dado cuenta, pero pronto lo haremos, de que las cosas no volverán a la normalidad después de unas semanas, o incluso unos meses, vaya, quizá algunas cosas nunca lo harán… Mientras alguien en el mundo tenga el virus Covid-19, los brotes pueden y seguirán siendo recurrentes sin controles estrictos para contenerlos. Ahora bien, el mundo ha cambiado muchas veces, y está cambiando nuevamente; el “detalle” es que tendremos que adaptarnos a una nueva fAorma de vivir, trabajar y forjar relaciones. Pero como con todo cambio, habrá algunos que perderán más que la mayoría, y serán ellos los que ya hayan perdido demasiado…

¿CÓMO FUNCIONA EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL?

Gideon Lichfield, editor en jefe de MIT Technology Review, hace un análisis del futuro que viene. Entre sus reflexiones, recuerda que estará vigente por un buen tiempo el llamado distanciamiento social que no es otra cosa que un modo de vida diferente: los investigadores lo definen como que todos los hogares reducen el contacto fuera de casa, la escuela o el lugar de trabajo en un 75%. Eso no significa que podamos salir con amigos una vez por semana en lugar de cuatro veces, significa que todos hacen todo lo posible para minimizar el contacto social y, en general, el número de contactos cae en un 75%.

Según este modelo, los investigadores concluyen que el distanciamiento social y el cierre de escuelas deberían estar vigentes aproximadamente dos tercios del tiempo, aproximadamente dos meses después y un mes de descanso, hasta que haya una vacuna disponible, lo que llevará al menos 18 meses, y eso si es que funciona…

LA NUEVA NORMALIDAD EN LA HOTELERÍA QUINTANARROENSE

En el corto plazo, probablemente encontraremos compromisos incómodos que nos permitan mantener una apariencia de vida social. Tal vez las salas de cine ocuparán la mitad de sus asientos, las reuniones se llevarán a cabo en salas más grandes con sillas separadas, y los gimnasios requerirán que reserve entrenamientos con anticipación para que no se llenen de gente, es decir, restauraremos la capacidad de socializar de manera segura mediante el desarrollo de formas más sofisticadas para identificar quién es un riesgo de enfermedad y quién no, y discriminando, legalmente, contra quienes sí lo son. Hace poco, el Gobernador de Quintana Roo Carlos Joaquín, destacó un dato escalofriante: la tradicional ocupación hotelera en Cancún y Riviera Maya del 80 o 90% no será posible: se permitirá solamente un 30 o máximo un 50%, al menos en el inicio y quién sabe hasta cuándo, lo que rompe el esquema tradicional en la llamada “nueva normalidad”…

EL MIT ESTIMA QUE LA VACUNA PODRÍA ESTAR LISTA EN 18 MESES

Aún no se puede asegurar, sin embargo, Gideon Lichfield, de plano augura que viviremos así: 1) Olvídate de que todo volverá a la normalidad. Eso ya no va a pasar. Hasta que no se concrete la vacuna, la vida, tal y como la conoces, en lo laboral, social, etc, no será lo mismo. Tienes que aceptar eso. 2)  En estos momentos son varios los países que están buscando la vacuna del Coronavirus. Esto hará que su descubrimiento sea más rápido. El MIT estima que la vacuna podría estar lista en 18 meses. Es decir, para finales del 2021, aunque, hay que destacar que una vacuna puede tardar hasta diez años. Los científicos pudieron descubrir en su tiempo la vacuna para el SARS pero dejaron las investigaciones porque ésta en su evolución dejó de ser peligrosa y ya no había el incentivo económico ni la presión social para hacerlo. 

HASTA LAS MARCHAS DE PROTESTA DEBERÁN SER LIMITADAS

3) Asume la cuarentena como un estilo de vida. Lo que se prevé es que a partir de ahora, las sociedades tienen que intercalar periodos de cuarentena, es decir, de cada tres meses, dos deben ser de cuarentena. Esto porque el contagio del virus continúa y siempre están latentes las temidas «segundas olas». Así que viviremos periodos de cuarentena constantes. 4) Ligado a lo otro, la concentración de personas debe limitarse en lo más mínimo. Por ello, cada lugar o comercio deberá reducir su capacidad de aforo hasta en un 75%. Es decir, funcionar con un 25% de aforo. Esto puede incluir negocios o empresas e incluso, movimientos sociales: marchas, protestas, etc.

LAS MEDIDAS PUEDEN SER ALTAMENTE DISCRIMINATORIAS

5) Los países que decidan reabrir sus fronteras y vuelos aéreos deberán instaurar controles estrictos en aeropuertos y carreteras. Ya sea con el uso de termómetros portátiles o con aplicaciones o escáneres que revelen el movimiento migratorio de las personas. Esto podía llevar a medidas altamente discriminatorias. 6) El distanciamiento social debe continuar y las costumbres sociales desde los saludos hasta realizar reuniones familiares, fiestas y demás, también. 7) Retornar al trabajo no debe darse de forma masiva. Los gobiernos deben priorizar qué ramas y actividades de la sociedad pueden volver a sus labores y trabajo de forma «normal» en la medida de las posibilidades. Y sobre todo qué grupos pueden ser expuestos . En este caso, podría comenzarse con los niños y jóvenes. 8) Los gobiernos y los padres deben prepararse para educar a sus hijos en los hogares por cierres imprevistos de las escuelas. ¿Qué tan atinado es este análisis de Gideon Lichfield? Todavía el asunto está lleno de preguntas sin respuestas, así que… ya lo veremos…

*Yvette Hesse E. Directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q.Roo, revista de negocios y política. 

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse