En Líbano, Irak, Cataluña, Colombia, Haití, así como en Hong Kong, Ecuador y Chile se han tomado las calles para ondear la bandera del descontento

La conciencia social choca con la escasa sensibilidad de los gobernantes (II Parte)

Octubre sin duda ha sido un mes diferente. La semana pasada abordamos las protestas en los países de América Latina. Veamos algunas otras naciones del resto del mundo porque en el Líbano, Irak, Cataluña, Colombia, Haití, así como en Hong Kong también se han tomado las calles para protestar. Millones de personas se manifiestan por diferentes razones, desde la falta de derechos democráticos, la subida de los precios de productos y servicios básicos, las altas tasas de desempleo, el asesinato de líderes sociales o las discrepancias políticas. Quizá el denominador común es una gran conciencia social que choca con la escasa sensibilidad de los gobernantes.
HONG KONG: BUSCA MECANISMOS DEMOCRÁTICOS
Los hongkoneses continúan en las calles desde hace cuatro meses. La mecha inicial fue una polémica propuesta de ley de extradición ya retirada por el Gobierno; pero la protesta ha pasado a convertirse en un movimiento, una oposición al autoritarismo de Pekín, con decenas de miles de jóvenes en las calles dispuestos a aguantar el tiempo que haga falta.
EL INDEPENDENTISMO ENCIENDE CATALUÑA
Las condenas de hasta trece años de cárcel a nueve líderes independentistas de Cataluña, desencadenaron las protestas y un caos en las calles de Barcelona y otras ciudades de España. Lanzamientos de piedras a las fuerzas de seguridad y fuerte respuesta policial contrastan con las largas marchas pacíficas y una huelga general sin incidentes. Tras varias noches con barricadas y hogueras, la tensión en las calles ha saltado a los políticos, a punto de entrar en campaña electoral para las cuartas elecciones en España en cuatro años, el próximo 10 de noviembre.
LÍBANO, LA REVOLUCIÓN DEL WHATSAPP
El detonante de las protestas en el Líbano fue el anuncio de las autoridades de aprobar una tasa de 20 centavos de dólar por día a las llamadas de voz por redes sociales como WhatsApp, Facebook o Viber en un intento de aumentar los ingresos de la deteriorada economía del pequeño país mediterráneo, pero las reivindicaciones iban más allá. «Lo del Whatsapp fue la chispa, el desencadenante de todo. Odiamos el sistema basado en la corrupción, el sectarismo, en el estado policial. Literalmente piensan que somos estúpidos. Todos los impuestos que nos imponen cuando no recibimos ningún servicio», resumió un estudiante de Derecho en Beirut. Las multitudinarias y festivas marchas de los libaneses, que, a pesar de todo, no han renunciado a bloquear el tráfico y quemar neumáticos, han logrado poner de acuerdo a los partidos del Gobierno sobre un paquete de reformas para salir de la crisis y terminar con el descontento popular.
IRAK, LA REVUELTA MÁS VIOLENTA
En el quinto mayor productor de petróleo del mundo, los iraquíes, principalmente jóvenes, desempleados y funcionarios estatales, se manifestaron convencidos de que la corrupción es la principal causa de que el Estado no pueda ofrecer buenos servicios a pesar de disponer de los recursos provenientes del «oro negro”. La brutalidad de la represión y las enormes restricciones han dejado clara la falta de libertad en un país tristemente acostumbrado a la guerra, donde las autoridades han logrado contener, al menos de momento, el descontento ciudadano con medidas económicas y sociales y la comparecencia ante la justicia de políticos corruptos y miembros de las fuerzas de seguridad que llegaron a disparar con fuego real a los manifestantes. Octubre sin duda ha sido un mes turbulento en varios países…

*Yvette Hesse E.

Directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q.Roo, revista de negocios y política.
Facebook: yvette.hesse Twitter: @YvetteHesse