León Alva: Veintiséis años de arte

Para este joven artista, la pintura es su medio de expresión; indagando en ese mundo de magia, lo fantástico nos transporta a la emoción real y verdadera. Sus trazos y colores, el pulso de su mando, son ecos que perciben el latido de su corazón.
Después de una larga y extenuante, pero super satisfactoria jornada de varios meses, el artista cancunense León Alva nos brinda un regalo: se trata de la edición Veintiséis años de arte cuyo contenido muestra más de trescientas pinturas a lo largo de 180 páginas a todo color.
No es de sorprenderse que, luego de años de trayectoria artística, León presente en esta edición una colección de alta calidad pues su trabajo creativo ha sido admirado en múltiples exposiciones tanto individuales como colectivas pero, tomemos sus propias palabras para expresar parte de sus sentimientos: «Vivimos en una gran era donde el conocimiento se expande y la conciencia del hombre abre nuevas fronteras de sabiduría, a pesar de las dificultades propias de los seres humanos para la convivencia y el amor. Todos los seres tenemos la oportunidad de recibir para ofrecer a los demás, no importa la vocación que se tenga, es un regalo común para todos».
Para León Alva, en el plan original del hombre y del universo, estaba ya presente la acción de recibir una gran cantidad de información, la cual continúa siendo bombardeada desde las lejanías del cosmos. «Desde aquellos tiempos sin memoria, recibir implicaba ya dos opciones: tener complicidad con la oscuridad y recibir para uno mismo o compartir ese regalo con los demás, y estar del lado de la luz».
A eso se ha dedicado precisamente León, a compartir: Alva está seguro de que su instrumento para compartir es la luz y, al mismo tiempo, brindarse es una de sus responsabilidades como artista; «por eso estamos aquí, para expresar una chispa de lo que se nos ha enseñado; para compartir la belleza, la alegría y el amor a la humanidad. ¡Viva la infinita generosidad del universo!».
Andrew Colon, director de Art Gallery en Cancún plasma en breves párrafos más de la sensibilidad de León: «Y en esta sinfonía de la vida -donde el universo es el director y nosotros los músicos- existen intérpretes muy especiales: los artistas, seres creadores y comprometidos con los instantes explosivos de la vida y con la noble acción de transmitir lo más profundo del alma».
Como parte de la cubierta del nuevo libro, que será presentado en breve tanto en Cancún como en Playa del Carmen y quizá posteriormente en otros municipios de nuestro estado, fue el crítico Alejandro Echeverría el invitado a plasmar algunas reflexiones sobre León Alva:
«Para este joven y notable artista, la pintura es su medio de expresión. Indagando en ese mundo de magia, lo fantástico nos transporta a la emoción real y verdadera. Sus trazos y colores, el pulso de su mando, son ecos que perciben el latido de su corazón.
Estamos ante el hechizo, que es el hallazgo, que es la creación. Muestra tus sueños felices, la otra cara del espejo… El pincel con que pintas lo humedeciste con magia. Trabajador incansable. Artista de todas partes. Mexicano universal».
Leon Alva, quien ha realizado exposiciones individuales en varias partes del mundo, como Japón, Canadá, Estados Unidos y Alemania, además por supuesto de nuestro país, nació en la Cd. de México, aunque tiene muchos años residiendo en Cancún, digamos que aquí se consolidó como artista pues ya desde niño había mostrado habilidad para expresar sus sentimientos a través de la pintura. Creció rodeado de arte, de hecho, su tío Ramón Sánchez, también artista, tuvo una enorme influencia en su destino como creativo.
Grandes maestros de la pintura mexicana fueron parte del crecimiento de León, podríamos aventurar que primero los tomó como modelo, como inspiración para luego, ir descubriendo su propio estilo, poco a poco; si bien, empezó a pintar desde hace más de veinte años, dándole énfasis al arte mexicano, al maya, al azteca, el universo aparece una y otra vez en sus lienzos, quizá se debe a alguno de sus variados viajes cuyo fruto ha sido el despertar su pasión por las más diversas tradiciones.
El arte de León Alva, podría decirse que es una sublime expresión, con la capacidad de provocar un destello especial en sus pinturas, un brillo que frecuentemente muestra nuestro lado humano, nuestros humores, nuestros temores, nuestras fantasías…