Narcos, huachicoleros y políticos corruptos, los enemigos a vencer: Santiago Nieto

huachicoleros

Atacando donde más les duele: en sus finanzas, es como Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, pretende combatir a la corrupción y la delincuencia organizada.

El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, se reunió junto con otros funcionarios federales ante los integrantes de la Tercera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para explicar la estrategia de combate el robo de combustible.
NOTIMEX/FOTO/ALEJANDRO GUZMÁN/AGH/POL/
<p>

 

Notimex
El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, se reunió junto con otros funcionarios federales ante los integrantes de la Tercera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para explicar la estrategia de combate el robo de combustible. NOTIMEX/FOTO/ALEJANDRO GUZMÁN/AGH/POL/ <p>

Narcotráfico, robo de combustible y corrupción política, tres delitos federales que impactan a la sociedad mexicana, y que –con frecuencia– son cometidos por las mismas organizaciones delictivas.


A pesar de la capacidad de violencia y el poder de corrupción que estas bandas llegan a acumular, tienen un punto débil que puede y debe atacarse: sus esquemas financieros, y la estrategia de ataque corresponde a Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda.

«La política va a ser la misma para todos: cero tolerancia a la impunidad, y esto implica un ataque a los esquemas financieros de la delincuencia organizada».Santiago Nieto.

Santiago Nieto es un abogado y académico y jurista mexicano que obtuvo notoriedad pública cuando estuvo al frente de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), de la Procuraduría General de la República.
Fue el responsable de encabezar las investigaciones de casos importantes de corrupción política como el peculado y desvíos de fondos públicos de los gobernadores Cesar Duarte y Javier Duarte.


También le tocó atender el fraude electoral cometido por la alcaldesa chiapaneca, Matilde Espinoza, «La Loba del Suchiate», que entregó actas de nacimiento a migrantes centroamericanos para que tramitaran credenciales de elector y votaran por el Verde Ecologista.


Sin embargo, su figura alcanzó mayor popularidad cuando fue destituido de su cargo en octubre de 2017, tras denunciar que había sido presionado por el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, para que lo declarara inocente públicamente en las investigaciones de corrupción del caso Odebrecht, y su presunta participación en el desvió de recursos en campañas electorales.


Tras su despido, el ex titular de la Fepade se unió al equipo de trabajo del entonces candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, y desde entonces había querido dar testimonio de los verdaderos motivos que habían ocasionado su salida de la Fiscalía, pues «la historia regularmente la escriben los vencedores», afirma, por lo que consideraba importante «dar la versión de los vencidos».

Ahora, en su libro Sin filias ni fobias. Memorias de un fiscal incómodo, Santiago Nieto devela la corrupción que había presenciado en las entrañas de las cúpulas del poder político mexicano.

«Quería dejar claro que tenemos un problema de corrupción sistemático en el país, que es importante que se ataque».Santiago Nieto.

Narcos, huachicoleros y políticos corruptos, los enemigos a vencer: Santiago

 

Ataque a huachicoleros de cuello blanco


En entrevista con HuffPost México, el jurista describe cómo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se ha integrado con mayor preponderancia en la lucha contra la delincuencia organizada, en particular, en el robo de combustible, un delito prioritario para la nueva administración federal.


Desde escritorios, analizando documentos electrónicos y facturas impresas, los abogados, contadores y fiscalistas de la SHCP han logrado detectar las inconsistencias financieras que revelan la complicidad delictiva entre los ladrones de combustible y los empresarios corruptos.


A menos de 100 días en el cargo, Nieto y su equipo han detectado más de 200 casos en los que consorcios gasolineros no pudieron justificar la diferencia entre el volumen de compra de producto y la venta que reportaban ante el Sistema de Administración Tributaria.


Esa diferencia de contrales volumétricos es lo que les permitió presentar como hipótesis de que estaban vendiendo combustible robado y lograr congelar 38 cuentas de manera directa y 177 de manera indirecta, posiblemente vinculados con 900 millones de pesos en ganancias ilegales.


Para Santiago Nieto es difícil entender cómo en noviembre de 2018 diariamente se robaban alrededor de 80 mil barriles de combustible y que el enfoque del combate a este ilícito siguiera siendo ir contra las personas que pinchan los ductos o que venden gasolina en bidones en la sierra.


«Llegaron a robarse 1,334 pipas en un solo día sin que nadie hiciera nada», denuncia absorto, pues el nivel de pérdidas que llegó a generar anualmente al país alcanzó los 80 mil millones de pesos.


Por Luis Alonso Pérez. Con información de HuffPost

Narcos, huachicoleros y políticos corruptos, los enemigos a vencer: Santiago Nieto