Niñas, las principales víctimas de abuso sexual en México

abuso sexual

Según un diagnóstico del Early Institute, de más de 600 mil hospitalizaciones de menores de 18 años en 2015, 309 se relacionaron con abuso sexual infantil.

En México, las niñas son las principales víctimas de abuso sexual; sin embargo, las autoridades desconocen la información sistematizada para documentar este delito, así como mejorar las acciones de prevención.

Así lo denunció Early Institute, una organización de análisis y diseño de políticas que garanticen el bien de los menores, en su «Diagnóstico sobre la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacia la infancia en México«.


Aseguró que se necesita incluir la modalidad «infantil» en el registro de abuso sexual, así como el género de la víctima y la entidad en donde sucedió la agresión.


De acuerdo con cifras del instituto, 641 mil 417 hospitalizaciones de personas menores de 18 años registrados en 2015, 309 egresos estuvieron relacionados con abuso sexual infantil, de esos casos el 87.7% fueron niñas entre los cero y los cinco años hubo 43 casos.


Abuso sexual. En la óptica de Mario Arroyo, miembro del Consejo Consultivo e investigador del Early Institute, es más probable que una niña sea hospitalizada por un abuso sexual a que lo sea un varón.

Estas cifras revelan un dato contundente: la posibilidad de que una niña sea hospitalizada a causa de un abuso sexual es siete veces mayor que la de un niño». Mario Arroyo

En 2017 se registraron 36 mil 158 delitos sexuales, de éstos, 44% son delitos de abuso sexual, de los cuales nueve de cada 10 víctimas son mujeres.

Abuso sexual

El enemigo está en casa.

En 2017 se registraron 36 mil 158 delitos sexuales, de éstos, 44 por ciento son delitos de abuso sexual, de los cuales nueve de cada 10 víctimas son mujeres.

El análisis del Early Institute detectó que «60% de los delitos son cometidos en el hogar de la víctima, y cuatro de cada 10 víctimas son menores de 15 años».


La fundadora y directora del Colectivo contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil, Lizzette Argüello Rocha, señaló a La Jornada que los principales agresores suelen estar en el seno familiar «padres biológicos, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos…».


Un estudio del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, los principales agresores sexuales de los niños son familiares, luego maestros y después sacerdotes: 30% abuelos o padrastros; 13%, tíos; 11%, padres biológicos; 10%, primos; 8%, vecinos; 7%, maestros, y 3% hermanos.

Las fallas

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), a pesar de que México ocupa el primer lugar en la escala mundial en abuso infantil, tiene los presupuestos más bajos para combatir este ilícito al destinar el 1% de sus recursos.

El Early Institute recalcó la importancia de contar con información sistematizada y clasificada sobre abuso sexual infantil para identificar factores de riesgo, variables y tendencias sobre este delito.


Asimismo, se requiere impulsar una agenda entre organizaciones civiles y autoridades para dar seguimiento, evaluar las fuentes de información disponibles y asegurar que haya datos monitoreables.


Se explica que «en México, cada estado tiene su código penal, por lo que frecuentemente una situación que implique abuso sexual, puede ser clasificada como violación u otro tipo de delito sexual, lo cual dificulta conocer la incidencia real del abuso sexual desde el punto de vista jurídico penal».


Por Karen Esquivel

Abuso Sexual Infantil

Es un tipo de abuso infantil que incluye actividades sexuales con un(a) menor. Un(a) niño(a) no puede consentir de ninguna manera a participar en actividades sexuales, punto. Cuando un(a) agresor(a) establece una relación de este tipo con un(a) niño(a), está cometiendo un crimen que puede tener efectos duraderos en la víctima. Este tipo de abuso no necesariamente implica el contacto físico entre el(a) agresor(a) y el(a) niño(a). Algunas formas de abuso sexual infantil incluyen:

  • Exhibicionismo, o mostrarse desnudo(a) ante un menor
  • Manoseos o caricias
  • Penetración
  • Masturbación ante un menor o forzar a que un menor se masturbe
  • Comunicaciones obscenas como: llamadas telefónicas, mensajes de texto o interacción virtual
  • Producir, poseer o compartir imágenes o películas pornográficas en las que participen niñas(os)
  • Relaciones sexuales de cualquier tipo con un(a) menor, inclusive vía vaginal, oral o anal
  • Trata de menores con intenciones sexuales
  • Cualquier otra conducta sexual que es dañina para el bienestar mental, emocional o físico de un(a) niño(a)

¿Quiénes son agresores sexuales infantiles?

Abuso sexual. La mayoría de los(as) agresores(as) son personas conocidas o inclusive familiares del(a) niño(a). Casi el 93 por ciento de las víctimas menores de 18 años de edad conocen a su agresor(a), pero éste(a) no necesariamente tiene que ser un(a) adulto para lastimar a un(a) niño(a).

Puede tener cualquier tipo de relación con el(a) niño(a) en cuestión, es decir puede ser: un(a) hermano(a) o amiga(o) más grande, familiar, maestro(a), entrenadora(o) o instructor(a), cuidador o nana, o el padre o madre de otro(a) niño(a). De acuerdo a la organización 1de6, “El abuso sexual [infantil] es el resultado del comportamiento abusivo que se aprovecha de la vulnerabilidad de un(a) niño(a) y de ninguna manera está relacionado con la orientación sexual del(a) agresor(a).”

Los(a) agresores(as) son capaces de manipular a sus víctimas para que no hablen sobre el abuso sexual utilizan varias tácticas. A menudo el(a) agresor(a) usará su jerarquía para coaccionar o intimidar a la víctima. Inclusive pudiera decirle que este tipo de actividades son normales o que de cualquier manera las ha disfrutado. Un(a) agresor(a) puede amenazar al(a) menor, si éste(a) se rehúsa a participar o piensa decírselo a otro adulto. El abuso sexual infantil no sólo representa una violación física, sino además viola la confianza y/o el concepto de autoridad.

Abuso sexual

¿Cómo puedo proteger a mi hija(o) y evitar que sea abusada(o) sexualmente?

Gran parte de la protección de su hija(o) es contar con una comunicación abierta. A continuación, mostramos un par de enlaces en los que puede leer y aprender más acerca de cómo establecer esa comunicación y mantener segura(o) a su hija(o).

¿Cuáles son las señales de alarma?

El abuso sexual infantil no siempre es fácil de detectar. El(a) agresor(a) pudiera ser alguien conocido de usted, o en quien confía desde hace mucho tiempo, lo que puede hacerlo aún más difícil de advertir. Preste atención a las siguientes señales de alarma:

Físicas:

  • Sangrado, moretones o hinchazón en el área genital
  • Ropa interior con sangre, manchas y/o rasgaduras
  • Dificultad para caminar o sentarse
  • Infecciones frecuentes de vías urinarias (incluyendo infecciones provocadas por hongos)
  • Dolor, comezón o ardor en el área genital

De comportamiento:

  • Cambios en sus hábitos de higiene como rehusar bañarse o hacerlo excesivamente
  • Presenta fobias
  • Muestra síntomas de depresión o desórdenes de estrés post-traumático
  • Expresa pensamientos de suicidio, especialmente si es adolescente
  • Tiene problemas en la escuela, como ausencias o malas calificaciones
  • Exhibe un comportamiento sexual inapropiado para su edad o parece saber más de lo que debiera
  • Tiene pesadillas o se orina en la cama
  • Es sobre protector(a) y se preocupa por sus hermanos o asume el papel de responsabilidad maternal o paternal
  • Muestra comportamientos regresivos, como chuparse el dedo
  • Se escapa de la casa o de la escuela
  • Se lastima asimismo(a)
  • Se aleja o se siente amenazado(a) por el contacto físico

¿En dónde me pueden ayudar?

  • Si quiere conversar con alguien de manera anónima, comuníquese al teléfono nacional de emergencia de abuso infantil al 800.422.4453, a cualquier hora las 24 horas, los siete días de la semana (24/7).
  • Aprenda más acerca de lo que implica ser un(a) adulto(a) sobreviviente de abuso sexual infantil.
  • Si desea hablar con una persona capacitada para ayudarle, comuníquese al teléfono nacional de emergencia en casos de asalto sexual 800.656.4673, o también puede conversar a través de chat en la línea nacional online de asalto sexual a rainn.org/es.
 

Niñas, las principales víctimas de abuso sexual en México