Tu guía para empezar en los fondos de inversión

traders operando fondos de inversion

Ya sea en riesgo conservador, moderado o alto, aquí te explicamos y ponemos ejemplos de los fondos de inversión.

Tiempo de lectura: 15 min.

Los fondos de inversión nacen con el fin de canalizar los ahorros de pequeños y medianos inversionistas al Mercado de Valores. Según explica la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) las sociedades de inversión cuentan con una estructura jurídica basada en la Sociedad Anónima.
«Estas instituciones forman carteras de valores o portafolios de inversión con los recursos que captan del público inversionista; la selección de estos valores se basa en el criterio de diversificación de riesgos».


Probando con treinta mil
Juan Carlos Pelayo, de Fóndika, presentó tres ejemplos generales que ilustran los rendimientos que se pueden obtener si se invierten 30 mil pesos, según el perfil de riesgo del cliente.
«Podemos poner tres casos, aunque es importante tomar en cuenta que cada uno puede varíar mucho, según la persona». En primer lugar, propuso un perfil conservador, «tal vez una persona de edad avanzada que decide incrementar todos sus ahorros, pero que no pasan de esos 30 mil pesos».


Pelayo ejemplifica con el caso de una señora de 75 años y describe «aquí lo más recomendable es pensar en fondos líquidos, esto es en instrumentos de deuda como los Cetes, ya que así el cliente puede sacar su dinero todos los días».
Menciona que si esta hipotética señora invierte sus 30 mil pesos «entonces evade el riesgo mercado, ya que los fondos líquidos no se afectan por razones externas, tal como los altibajos de la bolsa; además si mañana se cae por la escalera y necesita sacar unos dos mil pesos, lo puede hacer sin que resulte afectada».
Aclara que «en este caso se gana poco, pero se va a la segura, además de que a diario se gana algún porcentaje; esta señora como inversionista conservadora estaría ganando rendimientos netos de 7.5 a 8%.


Sigue con el moderado: «ahora pensemos en un joven que decide invertir todos sus ahorros para generar más dinero; en su caso, yo le recomendaría meter 20% en un fondo de renta variable y el resto en un fondo de deuda: 40% en liquidez de deuda y el otro 40% en deuda de medio plazo».
Sobre la renta variable, el inversionista obtiene una ganancia de capital que consiste en la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra. En cuanto a los instrumentos de deuda, estos representan un instrumento a bajo riesgo, con atractivos rendimientos y con liquidez.


«Para este cliente moderado se contempla un horizonte de mediano a largo plazo, además de un portafolio que le arroja entre 10 y 12% de rendimiento; cabe aclarar que sí se generarían minusvalías, pero leves», aclara Pelayo.
Finalmente, el interlocutor ejemplifica el caso de un inversionista agresivo: «aquí el cliente podría meter 50% en fondos de renta variable, 40% en fondos de deuda de largo plazo y el resto en fondos de deuda de corto plazo».


Continúa: «se trata de un cliente que le gusta el riesgo, que tolera pérdidas pues no todos sus ahorros los invierte; estamos hablando de minusvalías más importantes pero ganancias más elevadas, es decir, tal vez mis 30 mil pesos bajen a 25 o suban a 37, esto porque se trata de un portafolio que a largo plazo genera rendimientos de entre 16 y 18%».

Relacionado: 5 tendencias de inversión que dominarán después de la pandemia


A invertir se ha dicho


Una de las ventajas de invertir en fondos es que se obtienen mayores rendimientos que en los pagarés. «Un banco da entre 4 y 5%, mientras que un fondo te ofrece el doble, cerca de 9%», expone Raúl Govantes, asesor patrimonial de Vanguardia Fondos.
Al adquirir las acciones representativas del capital de las sociedades de inversión, automáticamente se participa en el mercado de valores. «Antes (de 1996) era impensable que pudieras participar con 30 mil pesos, tenías que sacarte la lotería o algo sí para poder invertir».


Govantes recomienda «contactar a las operadoras o distribuidoras de inversión que sea reconocidas, esto es que se encuentren registradas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y por la AMIB; éstas envían a un promotor, se abre un contrato y se pide una identificación con un comprobante de domicilio para luego abrir una cuenta».


Por su parte, Carlos Pelayo insiste en la necesidad de estudiar las características que distinguen a cada caso: «no podemos decirle a una señora de 75 años que invierta todo su dinero, porque si el mercado le responde mal y lo pierde, ¡imagínate!, le da un ataque».
Otorga un ejemplo más: «un hombre de 28 años, soltero y estable permite excedentes y por lo tanto se manejará con un portafolio agresivo, mientras que a otro de la misma edad pero casado, con tres niños y un trabajo que apenas le da para sobrevivir le conviene más un portafolio moderado o conservador».


Subraya por ello que cada persona debe saber con seguridad para qué quiere invertir. «De ahí, sale la esencia para hacer una inversión exitosa».
«Un fondo de inversión es como una sociedad anónima que ´junta´ el dinero de muchos ahorradores que se convierten en accionistas, pero como el monto es mayor eso permite a la persona acceder a instrumentos reservados a los grandes inversionistas» Así definió Verónica Fax Orellana, directora de desarrollo e innovación de productos Asset Management de BBVA Bancomer este instrumento durante un chat en EL UNIVERSAL online.


Pero ante, todo, dijo, la gran ventaja es que un fondo de inversión permite tener acceso a los mercados financieros con montos muy bajos y además, debido a que reúne el dinero de muchos ahorradores te ofrece condiciones negociación y precio mucho mejores a los que conseguirías tu solo.
«Un fondo de inversión permite diversificar tu dinero en varios instrumentos, lo que te permite tener acceso a mejores rendimientos», explicó, aunque dejó claro que en los fondos hay cuotas caras y baratas de acuerdo al monto que inviertas y al fondo que escojas.


Durante el chat recomendó que, si planeas hacer una inversión sepas que los fondos de deuda tienen una calificación: ésta se compone de letras y números. Las letras van de AAA a B, en donde AAA es el menor riesgo de crédito de los papeles y B es el mayor riesgo. Por su parte, los números van del uno al siete. El uno es el de menor riesgo ante movimientos en los mercados frente a eventos macro y normalmente son los de menor plazo; el siete es el mayor riesgo y generalmente corresponde a plazos mayores a tres años y papeles en moneda extranjera.


«Por lo tanto -añadió-, si quieres tener el menor riesgo te convendría estar invertido en un fondo con AAA1».
La especialista aclaró a los participantes en el chat que, debido a que los mercados tienen volatilidad los instrumentos en los que invierten modifican su precio diario.


Precisamente, «el mayor riesgo que se tiene al adquirir un fondo es que los rendimientos están expuestos a los movimientos de los mercados. El grado de riesgo depende de la calificación del fondo. A mayor plazo mayor riesgo y a mayor riesgo mayor rendimiento».
Cuestionada acerca de la forma en que conviene invertir nuestro dinero en fondos, Verónica Fax recomendó que el dinero que se requiera para hacer gastos mensuales se invierta en fondos de corto plazo y de deuda; mientras que el ahorro que se tenga destinado al retiro se deberá destinar a fondos de deuda de largo plazo y renta variable.
«Nadie pediría un hipotecario para realizar compras de navidad y tampoco nadie se financiaría un bien inmueble con una tarjeta de crédito, en inversión es igual», ejemplificó.


Respecto a los fondos de Bancomer, recordó que durante el último producto que lanzaron fue el fondo nómina. «Con este producto puedes invertir desde 3 mil pesos y además de obtener un rendimiento competitivo puedes tener acceso a un seguro de desempleo por un monto de hasta 30 mil pesos y a una tarjeta de crédito».


Adicionalmente tenemos un nuevo «fondo triple» que te permite que a partir de 10 mil pesos participes en la Bolsa Mexicana de Valores sin riesgo, ya que te garantiza 100% de capital y un rendimiento mínimo sin importar si la bolsa sube o baja».

Relacionado: Quintana Roo capta 111 millones de dólares en inversión extranjera


A pregunta expresa de ¿qué criterios usar para elegir un fondo de inversión? Respondió: «Primero tienes que conocer tu tolerancia riesgo y el plazo en el que necesitarás disponer de tus ahorros; después de eso, te recomiendo buscar fondos que se ajusten a tu perfil de inversión. Siempre pregunta cuál es el plazo promedio de vencimiento de la cartera, que es diferente al plazo que te dicen que puedes disponer de tus recursos. Por ejemplo, hay fondos que invierten en papeles a un año pero que te dejan realizar compras y ventas el mismo día. Esto confunde, ya que el inversionista piensa que su dinero está invertido en cortos plazos cuando realmente el fondo en el que está tiene un alto riesgo por el vencimiento de los papeles».


Otra consideración es la calificación de crédito y preguntar bien por las comisiones, pues existen algunas gestoras que dicen no cobrar comisiones, sin embargo, como el rendimiento que se reporta es neto (se le restan los gastos) el cliente no ve lo que le están cobrando».


Imagina esta escena: Martínez, un empleado promedio de cualquier empresa llega a la oficina de su jefe a cantarle sus verdades: «Yo ya soy como usted, ya puedo invertir en un fondo; ya tengo mi tarjeta de crédito y, además, tengo un seguro de desempleo. ¿Ya ve como nos parecemos en todo?».
Este diálogo a ciegas, pues Martínez le habla a una silla vacía, forma parte de la nueva publicidad del Fondo Nómina de Bancomer, instrumento cuyo principal atractivo es que solicita una inversión desde 3 mil pesos y puede adquirirlo cualquier persona que tenga su nómina con este banco.


Luis Morales Espinosa, director de captación de Bancomer conversó con EL UNIVERSAL online acerca de las principales características de este nuevo instrumento. De entrada, aseguró que 3.5 millones de personas podrán sumarse a este fondo, es decir aproximadamente 80% de las personas que actualmente reciben el depósito de su salario en este banco con ingresos menores a 15 mil pesos al mes.
Aclara que, si bien existen en el mercado otros fondos que pueden pagar rendimientos mayores, también es cierto que son a partir de 5 mil pesos y debes mantener tu dinero durante un plazo mayor.


Luis Morales estima que durante el primer año el nuevo fondo pagará un rendimiento neto de entre 3 y 4%.
Otra de las ventajas es que puedes utilizar tu dinero o realizar depósitos cuando quieras, ya sea a través de Internet o en las sucursales. Pero si tu saldo baja de 3 mil pesos puedes perder tus beneficios adicionales.


¿Cómo puedo acceder a este fondo?


Para poder obtenerlo hay que recibir la nómina con Bancomer, es decir que la empresa donde trabajas te deposite tu nómina en este banco. Si alguien todavía no tiene su pago con Bancomer puede abrir su cuenta con nosotros y pedir a su empresa que le realicen sus depósitos.
El siguiente paso es acudir a cualquier sucursal y solicitar contratar el Fondo Nómina. Aquí se te entrega un contrato para adquirir el fondo; se firma un convenio en donde autorizas a Bancomer a darte el seguro de desempleo y aquí mismo se te dan a conocer las características que tiene el seguro.


Además, dice Morales, si el cliente lo desea se le puede entregar una tarjeta de crédito de forma gratuita, durante un año, que paga una tasa preferencial.
En caso de que ya tengas tarjeta del banco, en el banco te harán una oferta para subir la línea. Además, se te cobrará una tasa preferencial. Por ejemplo, en el caso de la tarjeta congelada pagará una tasa 33% menor de la tasa que paga el usuario común y corriente.
Un atractivo adicional es que aunque no tengas una muy buena calificación en el Buró de Crédito puedes recibir tu tarjeta. «Mientras el banco que lo esté reportando no haya quebrantado les damos la tarjeta», asegura.


¿De cuánto es el rendimiento?
Esto depende mucho de las condiciones de inversión, los rendimientos son variables, igual que ocurre en todos los fondos. Para empezar, un cliente de nómina ni siquiera puede contratar un Pagaré, en este momento el más bajo del mercado es de 5 mil pesos. Comparativamente contra el Pagaré 5,000, está pagando mucho más. Como las tasas están variando no te lo puedo dar, pero la tasa es atractiva.

No obstante, el directivo explicó que, en un ejercicio en el cual no cambien las tasas del mercado en el año (promedio de 9% al año en Cetes a 28 días) este fondo puede tener un rendimiento neto anualizado de entre 3 y 4%. ¿Debo mantener un saldo mínimo de 3 mil pesos?
Así es, cuando no mantienes los 3 mil pesos automáticamente pierdes el seguro. La anualidad de tarjeta de crédito también es gratis, pero si alguien mete el dinero, se beneficia con la tarjeta gratis y la retira al siguiente mes, le vamos a tener que cobrar la anualidad .


¿Cómo opera el seguro de desempleo?
Este seguro no se cobrará al cliente, va incluido en el fondo. Es el primer seguro de desempleo del mercado que no está diseñado para cubrir al banco. En este momento los -seguros- que existen como en el caso de Banorte para su crédito hipotecario; Santander para su tarjeta de crédito o en el mismo Bancomer que tiene un seguro para su crédito de nómina, todos están hechos para cubrir al banco, no a las personas.
Pero este seguro va a beneficiar al cliente. Este es un dinero que yo le voy a depositar en su cuenta y el cliente sabrá qué hace con su dinero.


¿Cuánto dinero me depositan?
Todo va en función al saldo que mantengas en el fondo, no en función a tu sueldo. Por ejemplo si en un mes tu saldo promedio es entre 3 mil y 10 mil pesos, Bancomer te pagará 10 mil pesos del seguro. El pago será en cuatro quincenas.
Pero si te esfuerzas y ahorras un poco más, es decir desde 10 mil un peso hasta 20 mil pesos, Bancomer te va a pagar 20 mil pesos; y si haces un poco más de esfuerzo y logras ahorrar desde 20 mil un peso para arriba te va a pagar 30 mil pesos.
Por ejemplo, alguien que gana 10 mil pesos al mes y logra ahorrar más de 20 mil pesos está cubierto por el triple de su salario.
El depósito del seguro se hace directo en la cuenta nómina y es gratis, no tiene ningún costo.

En este punto, el funcionario aclaró que el seguro sólo aplica para asalariados con contrato permanente. No aplica para personas que trabajan por honorarios, para aquellos que tienen empleo eventual, a jubilados y pensionado, ni para personas con contratos eventuales o de la economía informal.

Actualmente Bancomer paga la nómina electrónica de 4.5 millones de personas y según un estudio realizado por estas institución, 80% podrá beneficiarse de este nuevo Fondo.
«La gran ventaja de este seguro es que no estás a expensas de tu patrón sino que dependes de tus propios ahorros», concluye el directivo


Cuando pensamos en una inversión por lo general imaginamos la relación del monto que tenemos y el rendimiento que podemos obtener. La primera idea que nos llega a la cabeza es que si tenemos 10 mil pesos estaremos limitados sólo a determinados instrumentos, pero si contamos con 50 mil pesos podremos optar a mejores opciones.
Efectivamente, eso ocurría en el pasado, pero las cosas han cambiado. Hoy, una persona que tiene 10 mil pesos prácticamente tiene acceso a los mismos fondos que aquél con ahorros por 100 mil o 200 mil pesos. La historia cambió a partir de que empezaron a operar los fondos de inversión y en particular las distribuidoras de fondos, como Fondika, Skandia y Es Más fondos.

Juan Carlos Pelayo García, director general adjunto de Fondika, explica a EL UNIVERSAL online que las distribuidoras rebasan el monto mínimo que piden los operadores (forman grupos de varias personas para acceder a un fondo) y eso permite que el cliente tenga acceso a los mejores productos con montos de inversión más bajos, por lo general a partir de 10 mil pesos.
En opinión de Pelayo, «lo importante no es el rendimiento; debemos entender realmente cuáles son las necesidades de la gente y en función de eso diseñar una estrategia de inversión para lograr satisfacerlas maximizando su rendimiento».

Pelayo asemeja el trabajo de un asesor en fondos con el diagnóstico que realiza un médico. «Al final el médico trata de revisar al paciente y le recomienda qué hacer en función de lo que necesita. Pero no le puede recetar lo mismo a cuanta persona llegue a su consultorio, en los fondos de inversión sucede algo muy similar.


Horizonte de inversión
Pelayo García hace un ejercicio: «Imagina que hay una persona de 30 años con un hijo a quien acaban de liquidar de su trabajo; tiene 20 mil pesos ahorrados y ahora está buscando empleo. Por otro lado está otra persona de la misma edad, sin hijos y con los mismos 20 mil pesos. El horizonte de inversión de ambas es radicalmente distinto.

Y continúa con su ejemplo: «La persona del primer ejemplo tiene un horizonte de muy corto plazo porque quizá mientras encuentra otro empleo tiene que subsistir con los 20 mil pesos que tiene ahorrados. Y entonces, ¿de qué le sirve a esa persona que le diga que le puedo dar un mayor rendimiento si necesita disponer de su ahorro en el largo plazo?


¿Qué le recomienda a alguien que quiere contratar un fondo?
El primer consejo que yo le daría a la gente es que entienda exactamente qué necesidades tiene con ese dinero, aunque sea poco o mucho. Entendiendo dicha necesidad debe buscar su mejor alternativa para identificar cuál es su horizonte de inversión. Es decir, para cuándo piensa disponer de ese dinero.

Al final del camino lo más importante de una inversión no es el rendimiento sino que se defina una estrategia adecuada y eso es lo más difícil de hacer.
La ventaja del distribuidor es que ayuda al cliente a desarrollar una estrategia y diversifica su dinero en dos o tres fondos, de acuerdo a la necesidad de cada persona.
Las distribuidoras no pertenecen a ningún operador, lo que les permite ser totalmente independiente.

Supongamos que le recomiendo a un cliente que de acuerdo a sus planes en este momento ponga 50% de su dinero en un fondo de Apolo y la otra mitad en un fondo de Santander; pero si mañana el fondo de Apolo empieza a reducir su competitividad en el mercado y mientras tanto otro fondo de Bank of America, con las mismas características, empieza a subir su rendimiento y su calidad yo le debo recomendar que salga de Apoyo y se vaya a Bank of America . La ventaja es que lo puede hacer con el mismo contrato.
El cambio de un foto a otro depende de las condiciones del mercado. Si el cliente autoriza la operación nosotros como distribuidor cambiamos el dinero de fondo y la ventaja es que usted sigue ganando más porque los fondos son cíclicos.


¿Cuál es el fondo que más rendimiento da?
Es la pregunta de los 64 mil pesos y en realidad no existe un fondo número uno, a veces es uno y a veces otro. La ventaja de estar parado en una distribuidora es que ésta no tiene productos propios y pueden cambiar de un fondo a otro buscando el mejor rendimiento para usted.. Una distribuidora nunca le dirá que está mejor el fondo de la competencia.

Todos los fondos de inversión tienen un costo de ventas, en ese precio ya lleva implícito una comisión que le cobra la operadora al fondo, en esa comisión va implícita una parte del costo de ventas. Por ejemplo, si Apolo vende el fondo en directo, se queda con 100% de esta comisión, si Fondika vende el fondo de Apolo, la operadora se queda con una parte y le pasa un porcentaje a Fondika, es por eso que al final el precio para el cliente no varía.

Juan Carlos Pelayo insiste en que no forzosamente el fondo que pague los mejores rendimientos es el que realmente satisface sus necesidades como ahorrador.
Y ejemplifica: «El año pasado la Bolsa dio un rendimiento de 46%, pero el mejor fondo de renta variable, que manejó Santander (Santander B) pagó 69%, es decir 50% más que la bolsa. Entonces, si yo recomiendo a una persona que opte por el fondo que pague el rendimiento más alto, tendría que haber comprado ese fondo. Pero resulta que Santander B es un fondo de riesgo que invierte en bolsa y que tiene altas y bajas. Sin embargo, si estamos frente a un cliente enfermo del corazón con una inversión de 100 mil pesos y recibe un estado de cuenta por 98 mil pesos seguro le va a dar un infarto, esto a pesar de que a lo largo del año el rendimiento haya sido de 69%».
Con base en todo lo anterior, Pelayo García aclara que no forzosamente lo que genera más rendimiento es lo que cubre las necesidades de un cliente. «Aquí mi recomendación es que el fondo seleccionado genere el mayor rendimiento posible, pero sin perder de vista cuál es el que realmente cubre sus necesidades como ahorrador».

Aquí el cliente debe poner en una balanza cuál es su aversión al riesgo, es decir, cuánto podría vivir sin tener que estar pegado al periódico leyendo cosas que a lo mejor no entiende, como los movimientos del dólar o de la bolsa.
Y añade: «Imagine que a una ama de casa que no tiene ni idea de inversiones su asesor le desarrolla una estrategia de inversión en donde le recomienda que ponga un pedazo de su dinero en euros, otro pedazo en el Dow Jones y otro en la bolsa; a fin de cuentas sería una estrategia de inversión altamente sofisticada. Le juro que esa persona no va a poder dormir».
Al final se puede demostrar que ese portafolio es el que más rindió, pero la pregunta es, ¿de qué sirve que gane más si al final de año la persona gastó más en el psicólogo y en el cardiólogo?

Y volviendo al ejemplo del doctor, si a una persona le detectan gripa severa y a usted le cayó algo mal al estómago, el tratamiento es totalmente distinto, o sea si usted toma un desenfriol para el último padecimiento seguramente se hará pedazos en estómago, y si el que tiene gripa toma un pepto bismol al final se va a congestionar más el pecho.


¡No le pregunte al cuñado!
En México, añade Pelayo, somos muy dados a preguntarle a los conocidos «¿Oye, a tí cómo te fue?», y le responden que de maravilla. Pero le deben preguntar a un experto porque muchas veces a mí me llega gente que me dice «Me lo recomendó mi cuñado», pero hay que entender que esa persona y su cuñado son radicalmente distintas.

Si nosotros hiciéramos siempre la misma estrategia seriamos pésimos asesores, por eso debemos tratar de entender qué es lo que realmente necesitan y en función de eso se debe hacer una estrategia.
La gran ventaja es que las cosas han venido cambiando y en el pasado si alguien tenía dos millones de pesos nadie lo volteaba a ver como inversionista y mucho menos le daba una asesoría. Afortunadamente ahora las cosas han cambiado y hoy no se necesita tener millones para obtener un mejor rendimiento en nuestro dinero, pero hay que buscar la mejor opción.

Fondos de inversión

Es como una sociedad anónima que junta el dinero de muchos ahorradores quienes se convierten en accionistas, pero como el monto es mayor eso permite a la persona acceder a instrumentos reservados a los grandes inversionistas. Una de las ventajas de invertir en fondos es que se obtienen mayores rendimientos que en los pagarés, veamos: un banco da entre 4 y 5%, mientras que un fondo ofrece el doble, cerca de 9%. Al adquirir las acciones representativas del capital de las sociedades de inversión, automáticamente se participa en el mercado de valores. Hay que recordar eso sí, que antes de 1996 era impensable la participación con unos 30 mil pesos como ahora sucede, pero, importante, se debe contactar a las operadoras o distribuidoras de inversión que sean reconocidas, es decir, registradas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y por la AMIB. Pongamos tres ejemplos generales que ilustran los rendimientos que se pueden obtener según el perfil de riesgo del ahorrador.


PERFIL CONSERVADOR: Una persona de edad avanzada que decide incrementar todos sus ahorros pero que no pasan de 30 mil pesos. En el caso de una señora de 75 años, aquí lo más recomendable es pensar en fondos líquidos, esto es, instrumentos de deuda como los Cetes ya que así el cliente puede sacar su dinero todos los días, se evade el riesgo mercado pues los fondos líquidos no se afectan por razones externas tal como los altibajos de la bolsa; además si mañana necesita mil o dos mil pesos, lo puede hacer sin que resulte afectada. En este caso se gana poco, pero se va a la segura, además de que a diario se gana algún porcentaje; aquí se estarían ganando rendimientos netos de 7.5 a 8%.


PERFIL MODERADO: Un joven decide invertir todos sus ahorros para generar más dinero; en su caso, es recomendable meter 20% en un fondo de renta variable y el resto en un fondo de deuda: 40% en liquidez de deuda y el otro 40% en deuda de medio plazo. Sobre la renta variable, el inversionista obtiene una ganancia de capital que consiste en la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra. En cuanto a los instrumentos de deuda, estos representan un alternativa a bajo riesgo, con atractivos rendimientos y con liquidez. Para este cliente moderado se contempla un horizonte de mediano a largo plazo, además de un portafolio que le arroja entre 10 y 12% de rendimiento; cabe aclarar que sí se generarían minusvalías, pero leves.


PERFIL DE RIESGO: Un inversionista agresivo, aquí se puede meter 50% en fondos de renta variable, 40% en fondos de deuda de largo plazo y el resto en fondos de deuda de corto plazo. Es para quien tolera pérdidas pues no todos sus ahorros los invierte; estamos hablando de minusvalías más importantes pero ganancias más elevadas, es decir, tal vez los 30 mil pesos bajen a 25 o suban a 37, esto porque se trata de un portafolio que a largo plazo genera rendimientos de entre 16 y 18%».

También lee: