Viraje de 180 grados en la política económica de Argentina

En Buenos Aires todos los equipos del gobierno trabajan para poner en marcha las medidas destinadas a resolver la prioridad de la enorme herencia de pobreza y abandono de millones de argentinos, y a poco más de 20 días del inicio de su gestión, ya se se advierte un mayor movimiento en el consumo.

Buenos Aires. “Es la primera vez que trabajadores, Estado y empresarios se unen para advertir que “primero debemos crecer para luego afrontar las obligaciones y es un mensaje contundente al Fondo Monetario Internacional (FMI)”, dijo el presidente Alberto Fernández al anunciar que mañana se confirmaría el bono de aumento en salarios privados, mientras se trabaja en el consenso para los estatales, y advirtió que lo que llaman algunos opositores “ajustes” lo pagarán “los que más tienen” y llamó a la racionalidad a empresarios y trabajadores ante la gravedad de la situación del país.

Fernández continuó tomando medidas para proteger a los endeudados con créditos para viviendas, a los que el anterior gobierno de Mauricio Macri aseguró que no aumentarían las mensualidades, pero que llegaron a quintuplicarse, por lo que miles de argentinos están a punto de perder sus viviendas.

En su intento por ganar las elecciones de pasado octubre y ante las desesperadas denuncias de los endeudados, Macri congeló los pagos hasta este 31 de diciembre. El gobierno actual continuará la medida, pero busca una salida verdadera al problema.

En tanto, el gobernador de la oposición de Juntos por el Cambio, Rodolfo Suárez anunció que derogará la polémica ley 9.209 que permitía el uso de sustancias químicas (como cianuro o ácido sulfúrico) en la extracción minera en esa región. Hoy la legislatura de Mendoza derogó definitivamente esta ley que duró sólo cinco días como proyecto, ante el levantamiento del pueblo, que disfruta de agua depurada en esa zona al pie de Los Andes que resultaría contaminada.

Las marchas en Mendoza fueron las más importantes en la historia de esta provincia, con la participación de la mayoría de la población, y lograron un triunfo que festejaron emocionados, junto con la llegada del nuevo año.

En Buenos Aires todos los equipos del gobierno trabajan para poner en marcha las medidas destinadas a resolver la prioridad de la enorme herencia de pobreza y abandono de millones de argentinos, y a poco más de 20 días del inicio de su gestión, ya se se advierte un mayor movimiento en el consumo.

También hay un fuerte aliento para el turismo local con las medidas del gobierno sobre el 30 pro ciento son que se gravará a las compras en dólares en el exterior. En abril se espera que reabran pequeñas y medianas empresas que cerraron por los tarifazos del gobierno anterior.

En en esta marco de situación transcurren las reuniones con productores, comerciantes y supermercados y productos como la leche no estarán gravados por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y en el caso de otros productos será sólo de 5 a 7 por ciento, en vez de 21 por ciento.

Fernández, en una entrevista con El mandatario también salió responder en la entrevista con Radio 10 en defensa de las medidas económicas tomadas en estos primeros días claves de su gobierno y remarcó que es su objetivo es “preservar a los sectores más débiles”.

Recordó que en estos días hubo una enorme discusión sobre el tema de los que llaman “ajuste” los opositores . “Si llaman ajuste a poner en orden en las cuentas públicas, entonces hay ajuste. Pero lo que hay que discutir quién paga este ajuste. Históricamente lo pagaron los que menos tienen, los que trabajaban. Mientras tanto, la minería, el petróleo y el campo no pagaban retenciones. ¿Ahora, quiénes están en mejor situación para pagar? Los que exportan”, indicó Fernández.

También sostuvo que “los enojados son los que pagan más bienes personales. Los que tienen bienes en el exterior pagan doble, porque es una expresión de riqueza mayor. No es lo mismo tener un departamento en Caballito (un barrio de Buenos Aires) que en Miami.(…) Soy un obsesivo de las cuentas públicas , algo que heredé de (el fallecido ex presidente) Néstor Kirchner. Todos los días pregunto si estamos mejorando en este tema. No esperen otra cosa de mí, pero tampoco esperen que esto lo paguen los sectores que están al borde de la pobreza”, sostuvo.

Añadió que “esto no es fácil, es necesario normalizar el consumo totalmente deteriorado: pedirle a una parte de la sociedad que espere y, al mismo tiempo, atender a la presión de una complicada deuda externa”.

Por su parte el Centro de Economía Política Argentina en un documento analizando las medidas tomadas por Fernández; consideró que existe un «viraje de 180 grados» respecto de la política económica del macrismo y además coincidió con el gobierno en el diagnóstico sobre la crisis económica.

Por