Las Mujeres en Afganistán se llevan la peor parte: estarán sujetas a la interpretación del Sharía

MUJERES EN AFGANISTAN

Los talibanes han prometido que las mujeres tendrán derechos “dentro de los límites de la ley islámica”. Pero eso puede interpretarse de distintas maneras

MUJERES EN AFGANISTAN. Los talibanes han prometido que, en su nuevo régimen, las mujeres de Afganistán tendrán derechos “dentro de los límites de la ley islámica”, o sharía. Pero no está claro lo que eso significa.

La sharía deja un considerable espacio para la interpretación. Cuando los talibanes gobernaron Afganistán en el pasado, impusieron una sharía estricta que prohibía que las mujeres trabajaran fuera del hogar o salieran de casa sin la compañía de un varón, eliminaron la instrucción escolar para las niñas ygolpeaban con latigazos a las personas que violaban el código moral del grupo.

Un combatiente talibán frente a un salón de belleza en Kabul el miércoles
Un combatiente talibán frente a un salón de belleza en Kabul el miércolesWakil Kohsar/Agence France-Presse — Getty Images

En esta ocasión los insurgentes aún no han dicho cómo pretenden aplicar la ley islámica. Pero millones de mujeres afganas temen el regreso a las prácticas del pasado.

Estos son los puntos básicos sobre la sharía y algunas consideraciones sobre cómo podría incidir en el trato que los talibanes den a las mujeres.

¿Qué es la sharía?

La sharía se basa en el Corán, en los relatos de la vida del profeta Mahoma y las decisiones de los académicos religiosos que forman el marco moral y jurídico del islam. El Corán establece un camino para la vida moral pero no un conjunto de leyes en particular.

Una interpretación de la sharía podría brindar extensos derechos a las mujeres, mientras que otra podría hacer que las mujeres queden con pocos. Los críticos han dicho que algunas de las restricciones de los talibanes a las mujeres con el pretexto de la ley islámica en realidad están fuera de los confines de la sharía.

Las interpretaciones de la sharía son materia de debate en todo el mundo musulmán y los grupos y gobiernos que basan sus sistemas legales en la sharíalo han hecho de formas distintas. Cuando los talibanes dicen que van a instaurar la ley de la sharía eso no significa que lo harán de modos en que los académicos del islam u otras autoridades musulmanas estarían de acuerdo.

¿Cuáles son los mandatos de la sharía?

La sharía enumera algunos delitos particulares, como el robo y el adulterio, y establece castigos si las acusaciones cumplen con un estándar de prueba. También ofrece orientación moral y espiritual, por ejemplo cuándo y cómo orar, o cómo casarse y divorciarse.

No prohíbe a las mujeres salir de casa sin un acompañante masculino ni les impide trabajar en la mayoría de los empleos.

¿Cómo han interpretado la sharía los talibanes en el pasado?

Cuando los talibanes controlaban Afganistán, entre 1996 y 2001, prohibieron la televisión y la mayoría de los instrumentos musicales. Establecieron un departamento para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio basado en un modelo saudí.

Las restricciones de comportamiento, vestimenta y movimiento eran aplicadas por los agentes de la policía de la moralidad que iban en camionetas humillando públicamente y azotando a las mujeres que no se adherían a las reglas. En 1996, una mujer en Kabul perdió un pulgar por llevar las uñas pintadas, según Amnistía Internacional.

Las mujeres acusadas de adulterio eran apedreadas a muerte.

¿Qué puede significar esto para las mujeres ahora?

Los expertos han estado monitoreando el comportamiento reciente de los talibanes en busca de claves para saber si tratarán distinto a las mujeres en Afganistan.

Un alto funcionario talibán dio una entrevista a una periodista de televisión en Kabul esta semana como parte de una campaña más amplia del grupo de presentar un rostro más moderado al mundo y al país.

Pero horas después, una reconocida presentadora de noticias en la televisión estatal dijo que los talibanes la habían suspendido a ella y a otras mujeres que trabajaban ahí de manera indefinida.

Un vocero talibán dijo que a las mujeres en Afganistan se les permitiría trabajar y estudiar y otro funcionario ha comentado que las mujeres deberían participar en el gobierno, lo que indicaría un posible rompimiento con las prácticas del pasado.

Pero fuera de Kabul, a algunas mujeres en Afganistan se les ha dicho que no salgan de casa sin que las acompañe un pariente varón y los talibanes han impedido el ingreso de las mujeres en al menos una universidad. También han cerrado algunas clínicas para mujeres y escuelas para niñas.

Hosna Jalil, quien fue viceministra de Asuntos de la Mujer en Afganistán, le dijo a la cadena alemana Deutsche Welle que tenía poca confianza en que los talibanes interpretarían la sharía de forma distinta en esta ocasión.

“Para ellos la sharía significaba no tener acceso a la educación, acceso restringido a los servicios de salud, no tener acceso a la justicia, a la vivienda, a la seguridad alimentaria, al empleo, literalmente a nada”.

Daniel Victor es un reportero radicado en Londres que antes vivió en Hong Kong y Nueva York. Se incorporó al Times en 2012. @bydanielvictor


Así era la vida en Afganistán antes de los talibanes

Repasamos la historia del país afgano, con todas las libertades sociales en los años ´20, hasta los peores años del terror que volverán con el gobierno talibán y sus leyes extremas.

Hubo una vida mejor. Una vida casi normal, con museos abiertos, mujeres en la Universidad, hombres con gabardina occidental paseando por las calles y sonriendo sin miedo a las cámaras que filmaban un momento de la vida. Una vida sencilla. Desde hace décadas las guerras, las ocupaciones, los diferentes gobiernos impuestos, han modificado la vida en Afganistán. A todos los niveles.

Los años ’70 en Kabul tienen ciertas similitudes con una vida en la calle constante, hombres apostados en los muros pasando la mañana, como cualquier ciudad. Puestos callejeros donde se vende comida, como cualquier ciudad; seguridad en las calles, aunque en esta ocasión sin armas de guerra, tampoco sus ciudadanos. ¿Y las mujeres? La gran mayoría en casa, cuidando de los niños, cuidando el hogar, preparando la comida. Nada que extrañe si pensamos en cualquier país en los años ’70.https://www.youtube.com/embed/V-cgkepCpH8

¿Había burkas? Sí, pero era lo extraordinario. ¿Las niñas ayudaban a sus padres y familiares a intentar vender en sus puestos callejeros? Sí, como toda la vida se ha hecho incluso en España, donde los niños aprendían desde pequeños el oficio de los padres, especialmente en las zonas rurales, y también en las grandes ciudades. Y sí, había mujeres extranjeras que vestían absolutamente como querían.

La foto más famosa de la otra vida de las mujeres en Afganistán

Esta imagen fue tomada por Laurence Brun en el año 1972; podría ser cualquier ciudad del mundo. Las tres mujeres llevan las piernas al descubierto, tacones, ninguna parte de su cuerpo cubierta.

La vida en los años setenta en cualquier ciudad europea. Mujeres en Afganistán. Laurence Brun

1919, el inicio de la libertad del país

Antes que ellas, hubo otras mujeres precursoras en el país, como es el caso del reinado de Amanullah Khan, 10 años claves de 1919 a 1929, quien proclamó la independencia de Afganistán del Reino Unido. Como gobernador de Kabul, tenía el control del ejército y de la tesorería cuando consiguió ganarse la lealtad de la mayoría de los líderes tribales de la región.

Durante esa década la libertad de las mujeres era el objetivo, que pudieran salir del control familiar. Se potenció la educación femenina, se eliminó el matrimonio forzado y el matrimonio infantil en 1921, y se impusieron restricciones a la poligamia. Pero hubo mucho más por demostrar el avance del país.

Mujeres en Afganistán

La sociedad afgana no asimiló todas las renovaciones de la sociedad. Durante esos diez años hubo dos revueltas importantes que acabaron con los reyes de Afganistán. Incluso destruyeron el ferrocarril que ya estaba construido por considerarlo demasiado revolucionario.

Mucho se ha criticado al Ejército Nacional de Afganistán estos días por no defender Kabul, pero es que no es algo nuevo. Ya en 1928 huyeron y desertaron en masa ante los pastunes que venían a derrocar a la monarquía.

El nuevo gobierno permitía estudios universitarios a todo el mundo, hombres y mujeres en Afganistan podían acceder a cualquier trabajo. Varias han sido las constituciones que han intentado mantener la religión islámica más extrema alejada de los órganos de Gobierno.

La polarización de la política afgana en las elecciones de 1965 y de 1969 iban desde los fundamentalistas islámicos hasta el comunismo pro-soviético; el país tuvo hasta 5 primeros ministros hasta 1972, cuando el ex embajador en Washington y ex ministro de información, Muhammad Hashem Maiwandwal, fue llamado para formar un nuevo gobierno. Pero todo daba igual. La sociedad no estaba preparada. Fue el primer indicio del fracaso del experimento democrático en el país.

En 1973 se proclamó la República de Afganistán. En el 1974 se intentó crear un plan de bienestar y mejoras, que también fracasó. En 1977 llegó otra nueva constitución, donde se creó un partido único. Las revueltas eran una constante, la Unión Soviética, fiel aliado, no era partidaria de tanto cambio, revolución, asesinatos… Y así, en 1978 se instauró la primera república socialista en el país.

Soldados soviéticos en Afganistán junto con el Ejército Nacional de Afganistán.

El primer amigo de los americanos

El presidente afgano Nur Mohammad Taraki, “elegido” tras otra revuelta en abril de 1978 fue el primer político que se puso en contacto con Estados Unidos. Los golpes de Estado ya eran una constante, nadie se fiaba de nadie, y las primeras víctimas de este caos político, militar y social fueron las mujeres en Afganistan, que fueron eliminadas de la vida pública. Vejadas, humilladas, privadas de derechos. La educación desapareció, ya no era importante saber leer, escribir, los programas de alfabetización fueron absolutamente eliminados de cualquier servicio social.

Además, la tensión política iba en aumento. Sanciones del presidente Carter con el cereal a Moscú, reduciendo hasta el 6% la producción que les llegaba dejando a la población en un serio apuro; hasta 80 mil militares soviéticos en las calles afganas, y China presionando, sí, ya estaban también los chinos. La crónica de El País en Kabul en enero de 1980 confirma el caos de la capital. Un polvorín que hace actuar hasta a la antigua Comunidad Económica Europea, reduciendo al mínimo las exportaciones de mantequilla a la URSS.

Uno de los momentos claves: la entrega de armas

Mujeres en Afganistán

Mientras el país prepara el tablero para una Guerra Internacional, no había tiempo para estudiar, leer, viajar, hacer música, escribir… Las víctimas de la guerra estaban en cada rincón, y la vida afgana ya era sobrevivir, elegir bando, y que pasara lo antes posible.

Estados Unidos empieza entonces a dar en secreto armas ligeras y anticarro a los rebeldes afganos que combatían a las tropas soviéticas; China también quería participar en este apoyo militar. Sería el presidente Jimmy Carter en enero de 1980 quien firmara la orden, que fue ejecutado por el director de la CIA, Stansfield Turner y el asesor de Seguridad Nacional, Zbignew Brzezinski. Con ellos empezó todo.

Y con ellos, el burka fue obligatorio. La sharia se impuso, con todos sus preceptos. Los años siguientes, las décadas siguientes, no fueron mejores. Según el Georgetown Institute for Women, Peace and Security incluye a Afganistán entre los países más inseguros para las mujeres en su análisis del año 2019/2020.

En 2001 las mujeres en Afganistan comenzaron a recuperar ciertos derechos. Pero ni quisiera en el año 2012, cuando el presidente Hamid Karzai era dmitido como presidente por Occidente, la aprobación de medidas similares a la sharia, como no conducir, siempre ir con un hombre, y llevar ropa adecuada, consiguieron avance alguno. Karzai estuvo en el Gobierno desde el 22 de diciembre de 2001, y fue elegido el 7 de diciembre de 2004 y reelegido en agosto de 2009. 

Desde el 15 de agosto de 2021 Afganistán tiene nuevo presidente y nuevo régimen. Las fuerzas internacionales están abandonando el país y los militares que acuden ahora a Kabul lo hacen para evacuar ciudadanos. La nueva normalidad.

La peor parte se la llevan las Mujeres en Afganistán. Estarán sujetas a la interpretación del Sharía